¿Por qué no florecen las violetas africanas?


¿Por qué no florecen las violetas africanas? -

La violeta africana es una planta de una belleza singular, posee una roseta de hojas redondeadas cubiertas por vello, y de cuyo centro aparecen los racimos repletos de flores de diferentes colores: azul, rosa, blanca, violeta, roja; que se ven muy bien en cestas colgantes y macetas grandes o pequeñas. Es fácil de cultivar, pero también es fácil que no florezcan si no sabes cómo cuidarlas. Aquí te revelamos los secretos para que tus violetas africanas florezcan sin problema.

Cuidados Básicos

  • Elimina el polvo de las hojas para que la planta pueda respirar mejor.
  • Realiza un control regular de las plagas y enfermedades pues es una planta que se contagia con facilidad.
  • Retira las hojas y flores marchitas en forma inmediata para evitar la propagación de hongos y apelar al uso de fungicidas ni bien se detectan.
  • Durante las estaciones más frías, protege a la planta ubicándola en el interior pues la temperatura óptima de la violeta africana es entre los 18⁰C y los 20⁰C.
  • La planta debe ser trasplantada a medida que crece en tamaño, es decir cuando el follaje se vea muy espeso. Caso contrario, las raíces estarán demasiado oprimidas y dificultará la floración.

Cuidados Específicos

El recipiente:

El tamaño es importante, si se coloca en uno muy grande, la planta crecerá débil y ese espacio de sobra potenciará el crecimiento de las hojas, pero no de las flores, con lo cual florecerá muy poco. Una de las muchas ventajas que tiene esta planta es que no crece excesivamente, con lo cual no requiere trasplantes. Una regla general es colocar la planta en una maceta que sea un tercio del tamaño de ésta, ya que así se adecuará al tamaño del sistema radicular. Para el tamaño de tus esquejes o brotes, bastará con una maceta de 5 cm.

El riego:

Debes mantener la maceta húmeda, pero no demasiado, para evitar que se pudran las raíces. Riégala con el agua a temperatura ambiente; cuando se la riega con agua fría las hojas se doblan hacia abajo y tarda en recuperarse. La planta debe mantenerse seca; no se deben mojar las hojas ni las flores. Ten en cuenta también la humedad del ambiente para que no desarrolle hongos.

La humedad:

El nivel de humedad adecuado para las violetas africanas se encuentra entre 40 y 60 %. Contrólalo con un higrómetro. Piensa en instalar un humificador portátil en la habitación donde mantienes a tus plantas para aumentar la humedad del aire. Las violetas con escasa humedad crecerán con lentitud y los capullos de flores que produzcan no se abrirá

La iluminación:

Debe estar situada en una zona en la que reciba luz en forma indirecta o en cualquier rincón de una habitación luminosa. A menudo se tiende a colocar las plantas de interior cerca de las ventanas más soleadas y no todas aguantan demasiadas horas de luz directa. En el caso de la violeta africana, el exceso hará que se reseque y deje de florecer.

El sustrato:

El mejor es el ligeramente ácido y con un pH entre 6,4 y 6,9, porque el sustrato debe ser suelto, tener buen drenaje y darles suficiente espacio a las raíces para desarrollarse con libertad, no es frecuente cultivarlas en tierra. La mayoría de las tiendas de jardinería y productos del hogar venden un sustrato diseñado especialmente para las violetas africanas. También puedes prepararlo combinando perlita, vermiculita y turba en partes iguales.

El trasplante:

Una manera sencilla es con cortar una hoja con una cuchilla (debe estar bien afilada) y meterla en agua para que eche raíces, pero si tienes problema con este método introdúcela directamente en una maceta con turba, previamente impregna la parte inferior de la hoja con una hormona de enraizamiento casera como, por ejemplo, polvo de canela. Determina cuál es el momento adecuado para trasplantar. En el caso de los plantones, espera a que tengan hojas de 5 cm. Y en el de los esquejes, los brotes estarán listos de 8 a 10 semanas, cuando las hojas nuevas sean del tamaño de una moneda pequeña.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *