Violeta africana: cuidados, cultivo, enfermedades y plagas



Violeta africana: cuidados, cultivo, enfermedades y plagas -

La Violeta Africana por su aspecto y tamaño es ideal para decorar interiores. Tiene hojas ovaladas o redondas y sus flores son: blancas, azules, moradas o violetas, dependiendo la especie. Se caracterizan por crecer hacia los lados y, generalmente, su altura no sobrepasa los 15 centímetros; además, florece todo el año.

La Violeta Africana (nombre científico: Saintpaulia ionantha) por su aspecto y tamaño es ideal para decorar interiores. Tiene hojas ovaladas o redondas y sus flores son: blancas, azules, moradas o violetas, dependiendo la especie. Se caracterizan por crecer hacia los lados y, generalmente, su altura no sobrepasa los 15 centímetros; además, florece todo el año.



Cultivo de la Violeta Africana

Sustrato

Es recomendable mezclar, en partes iguales, arena, turba, mantillo y sustrato universal de jardín; para obtener las propiedades adecuadas. Esta combinación proporcionará a la violeta africana, un buen drenaje y mantendrá la humedad.

Temperatura

Por ser una planta originaria de lugares cálidos (África) requiere una temperatura entre los 20 y 23° C, y como mínimo 16°C para su correcto desarrollo. Durante el invierno deberás ubicarla en el lugar menos frío de la casa para que no pierda su vistosidad.

Luz

La violeta africana Necesita buena luz, pero ésta deberá ser siempre de forma indirecta, excepto en temporada de invierno donde si puede recibir luz directa del sol para asegurar que tenga luz suficiente todos los días. Puede tolerar la sombra siempre y cuando no sea por mucho tiempo.

Riego

La mejor forma de regarla es colocar las macetas sobre un plato con agua para permitir el riego continuo (unos 20 minutos) y mantener el nivel de humedad alrededor de la planta, pero cuidando de no mojar las hojas, de lo contrario se dañarán. Es recomendable que el agua esté a temperatura ambiente.

Reproducción

La manera más simple es por el esqueje de la hoja. Se corta ésta por una parte de peciolo. Pero no debe ser una hoja muy joven. Luego, se colocará en agua durante un mes y posteriormente se trasplantará. También se puede esquejar directamente en sustrato, pero éste debe ser menos drenante del que se utiliza para la planta.

Cuidados de la Violeta Africana

  • La limpieza de las hojas y las flores, se deberán hacer con un pincel o paño suave para quitarles el polvo. Nada de agua u otros líquidos limpiadores, para evitar el moho.
  • Para que florezcan todo el año es necesario nutrirlas con un buen fertilizante. En el recomendable sería uno de 20-20-20, es decir que contenga nitrógeno, potasio y fósforo en cantidades iguales. Y luego sigues las indicaciones del fabricante.
  • Cada año se debe cambiar de maceta, porque las violetas africanas se desarrollan en recipientes pequeños; de esta forma se garantiza su crecimiento. Al momento de hacer el cambio, usa tierra nueva y una maceta que sea de un tamaño más grande que la actual.
  • Si notas que las hojas pierden color es que le falta iluminación, por tanto, deberás ubicarlas donde le llegue mejor la luz; y si las flores no crecen, es por exceso de humedad, en este caso debe disminuirse el riego.
  • La violeta africana necesita ser trasplantada a medida que crece en tamaño, el momento adecuado es cuando el follaje se vuelve muy espeso. Caso contrario, las raíces estarán demasiado oprimidas y esto podría dificultar la floración.
  • Lo mejor es retirar las hojas y flores marchitas en forma inmediata ni bien se detectan, para evitar la propagación de hongos y el uso de fungicidas.

Enfermedades de la Violeta Africana

Roya botritis

El hongo Botritis cinerea es el causante de esta enfermedad conocida como roya. Los síntomas tempranos incluyen lesiones que se producen en la parte inferior de la hoja que son pequeñas y empapadas en agua. Frecuentemente, hay una capa difusa en la hoja, que con el transcurrir del tiempo se vuelve de color marrón oscuro a gris. Las flores también muestran signos de daño por la roya. La alta humedad relativa y la mala circulación de aire contribuyen al ataque de este hongo. Las medidas preventivas incluyen espaciar las plantas para que las hojas de las plantas enfermas no entren en contacto con otras plantas. Este hongo se disemina por contacto directo con una hoja enferma.

Pudrición de la corona o raíz

El hongo Pythium ultimum es el responsable de la pudrición de la corona y raíz y se debe principalmente al exceso de riego. Este hongo infecta a las plantas en cualquier etapa de crecimiento y hace que las hojas se marchiten y la corona de la planta y las raíces asociadas se vuelvan suaves, blandas y de color oscuro. Como medida preventiva contra esta enfermedad, debes utilizar una mezcla de tierra pasteurizada y asegurarte que el recipiente permita un drenaje adecuado. Esta es una regla general para la mayoría de enfermedades de hongos, ya que requieren condiciones favorables de humedad para crecer y extenderse.

Moho polvoriento o mildiu

Este moho crece en climas húmedos y fríos con mala circulación de aire. Los síntomas principales son la aparición de una sustancia en polvo que es de color gris claro y se muestran sobre los pecíolos y tallos de la violeta africana. El moho polvoriento acorta el tiempo de vida útil de la floración de una violeta africana y compromete la salud general de la planta. Para evitar este moho, debes mantener la violeta en un recipiente con buen drenaje y asegurarte de que haya una cantidad adecuada de aire circulando alrededor de las plantas.

Pudrición del pecíolo

La pudrición del pecíolo se da generalmente en las áreas donde los tallos de la planta u hojas entran en contacto con la maceta. El hongo es agravado por la acumulación de sal sobre los bordes de la maceta, debes mantener limpio este espacio o cubrirlo con papel de aluminio para evitar la putrefacción. La sal también puede ser eliminada del suelo mediante un intenso regado que elimina las sales solubles a través de la maceta y fuera de la tierra.

Plagas de las Violetas Africanas

Áfidos o Pulgones de la Violeta Africana

Los áfidos son diminutos (alrededor de medio centímetro de largo). Varias especies pueden ser blancas, negras, marrones, grises, amarillas, verde claro. Algunos pueden tener una capa cerosa o lanosa. Tienen cuerpos en forma de pera con antenas largas; las ninfas se parecen a los adultos. La mayoría de las especies tienen dos tubos cortos que sobresalen de su extremo posterior.

Para detectar este insecto debes buscar hojas deformes, rizadas, atrofiadas o amarillas. Debes asegurarte de revisar la parte inferior de las hojas, a los pulgones les encanta esconderse allí. Si las hojas o los tallos están cubiertos con una sustancia pegajosa, eso es una señal de que los áfidos pueden haber estado sorbiendo la savia de la Violeta africana. El melazo es un líquido azucarado producido por los insectos como desecho, puede atraer a otros insectos, como las hormigas, que recogen la sustancia para la comida.

El melazo algunas veces puede propiciar la aparición de un hongo llamado moho negro o fumagina, causando que las hojas se vean negras. Las flores pueden distorsionarse o deformarse debido a los pulgones. Algunas especies de áfidos hacen que se formen nudos en las raíces o en las hojas. Los áfidos pueden transmitir virus a ciertas plantas y también atraer a otros insectos que se alimentan de ellas, como las mariquitas.

Para eliminar los pulgones el agua jabonosa es el sistema más eficaz. Para elaborarlo, diluye 300g de jabón natural en 1 litro de agua caliente. Guarda la mezcla como solución antipulgón y rocía las plantas una vez a la semana con este líquido en la siguiente proporción: 10% mezcla jabonosa; 90% agua.

Pulgones o áfidos Violeta Africana

Pulgones o áfidos Violeta Africana

Cochinilla de la Violeta Africana

La cochinilla es fácil de eliminar si es detectada a tiempo. Para ello, es importante revisar nuestras violetas africanas de manera periódica, poniendo especial atención en el reverso de las hojas, pues es ahí donde se suele ubicar esta plaga.

Algunos remedios caseros contra la cochinilla son: Una de las maneras de eliminar la cochinilla de nuestras plantas es mojar un algodón en alcohol y limpiar con él las zonas de la planta atacadas. Es importante no dejar ninguna cochinilla viva, ya que podría infectar la planta de nuevamente. Otra solución casera es meter media docena de cigarrillos en un recipiente de agua durante una hora y media y regar después las plantas afectadas con el líquido resultante. Si la cochinilla persiste después de probar estas soluciones caseras, deberás buscar una solución fitosanitaria específica para la eliminación de la cochinilla.

Cochinilla de la Violeta Africana

Cochinilla de la Violeta Africana

Araña roja de la Violeta Africana

Las arañas rojas caen en la categoría de los parásitos chupadores de las plantas. La araña roja no ataca el centro de la planta de violeta africana como los ácaros del ciclamen. El daño que la araña roja hace – a las hojas – generalmente suele ser muy grave. Te darás cuenta cuando tu violeta africana ha sido atacado por arañas rojas, ya que tendrá puntos de blanqueado o manchas amarillentas en las hojas.

La araña roja se contagia moviéndose de una planta a otra que tengamos en la casa, los huéspedes más comunes son: la caléndula, la hiedra o la mala madre. La forma más sencilla de evitar la aparición de la araña roja es no incluir a este tipo de plantas ornamentales cerca de nuestras violetas africanas.

Si sospechas que tu violeta africana tiene ácaros de araña roja, pero no estás seguro, sostén un trozo de papel blanco debajo de la hoja descolorida y golpear suavemente y agitar la hoja sin romperla. Si se ven pequeñas motas negras que caen en el pedazo de papel y las manchas parecen estar en movimiento, tu planta tiene ácaros.

El primer paso para evitar esta plaga es mantener otras plantas que tienden a albergar los ácaros de la araña roja lejos de tus violetas africanas. Lavarse las manos muy bien antes de manipular tu violeta africana sobre todo después de manejar una planta otras plantas. La sequedad es el culpable número uno cuando se trata de los ácaros, por lo que la prevención de la sequedad es una parte importante de la prevención de la araña roja. Para retener la humedad, tratar de mantenerlos lejos del sol de la tarde y fuera del ambiente caluroso. Un humidificador también puede ser beneficioso para las violetas africanas.

Si la prevención no logra evitar esta plaga y tu planta ya tiene arañita roja, puedes probar algunas soluciones caseras para tus violetas africanas. Mezclar 5 cucharadas de jabón líquido con un galón de agua. Debes poner la solución en una botella con atomizador y rociar las violetas africanas hacia abajo de dos a tres veces al día, durante varios días hasta que veas que tus plantas se recuperan nuevamente.

Araña roja de la Violeta Africana

Araña roja de la Violeta Africana

Violeta africana: cuidados, cultivo, enfermedades y plagas
4.8 (96%) 15 voto[s]

Video sobre Violeta africana: cuidados, cultivo, enfermedades y plagas:



Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *