Echeveria Laui, cuidados, tipos y plagas

Echeveria Laui cuidados

La Echeveria Laui es una planta suculenta de aspecto muy llamativo debido principalmente a su color azul claro en la base, adicionalmente puede desarrollar unas bonitas flores rosas cuando florece.

Esta suculenta sólo llega a medir entre 15 y 18 cm de altura y requiere unos cuidados que son realmente mínimos.

Es una buena planta para un principiante, o en general para cualquier persona a la que le gusten las suculentas.

A continuación vamos a darte algunos consejos para saber cómo puedes cuidar la Echeveria Laui y qué necesitarás en el proceso para mantener esta planta feliz y sana.

Descripción de la Echeveria Laui

Perteneciente a la familia de las Crassulaceae, la Echeveria laui comparte algunas características con otros dos miembros de esta familia: Aeonium y Sempervivum. Dicho esto, repasemos ahora los rasgos distintivos de esta planta y diferencias con otros géneros de la familia.

Características

La Echeveria laui se identifica mejor por su color pálido, que es una mezcla de rosa y blanco. También puede ser de color rosa claro, que es un color que no se aleja mucho de la mezcla de rosa y blanco. El azul es un color que también se puede presentar

Sus hojas son conocidas por tener forma de rosetas, regordetas. Estas rosetas redondas tienen unas puntas alargadas características.

A diferencia del sempervivum, estas hojas puntiagudas no ocupan gran parte del borde. El borde de la hoja es bastante ancho. También es lisa, a diferencia de la sempervivum que tiene bordes aserrados.

Cuidados de la Echeveria laui

La Echeveria laui comparte muchas características de cultivo con otras suculentas. Como por ejemplo el Kalanchoe, el Aloe y la Crassula.

Veamos ahora el ciclo de vida de esta Echeveria, las plagas y pesticidas, y la floración. Para ofrecer un cuidado óptimo, conozcamos también la preferencia de la luz, la preferencia de la temperatura, el abono adecuado y otros aspectos.

Ciclo de vida

A diferencia de otras suculentas, el otoño no es la estación en que la Echeveria laui detiene su crecimiento. En primavera es cuando las hojas empiezan a despertar, en verano es cuando empiezan a debilitarse.

En invierno es la estación cuando algunas hojas mueren. Sin embargo, algunas otras hojas sobreviven, gracias a que se envuelven alrededor del tallo, para protegerse del frío. Hay que ocuparse de las hojas muertas inmediatamente después de que pase el invierno.

¿Por qué hay que eliminar rápidamente las hojas muertas?

Es fundamental eliminar las hojas muertas para que puedan crecer otras nuevas en su lugar. No sólo eso, sino que las hojas muertas pueden convertirse en un terreno fértil para el crecimiento de numerosas plagas y enfermedades. Estas plagas se alimentarán de tu planta, tanto de sus hojas muertas como de las vivas.

Floración

La Echeveria laui es una planta policárpica. Esto significa que florece, florece y vuelve a florecer varias veces durante su vida. Aunque esto podría ser impresionante para ti, también podría serlo para la planta, pero de forma negativa.

El proceso de floración consume mucha energía de la planta. Así que si tu suculenta es vieja, o simplemente no goza de una salud óptima, este elevado gasto energético le pasará factura.

¿Qué hacer al respecto? En realidad, el arreglo es fácil. Lo único que tienes que hacer es cortar algunos de los tallos florales. Los tallos florales son las partes de tu planta que dan lugar a las flores.

Luz

En general, la Echeveria laui soporta mejor el calor del desierto que las heladas. De hecho, le encanta estar a pleno sol.

Sin embargo, si se trata de una tarde calurosa de verano, es posible que necesite algún tiempo sin sol. Además, si la has tenido en el interior durante mucho tiempo, deberías volver a exponerla al sol gradualmente.

Una exposición abrupta a la luz solar que recibe le provocará quemaduras. Estas quemaduras serán difíciles de curar, debido a que la Echeveria laui no se desprende de sus hojas fácilmente.

Riego

El riego excesivo es el peor error que puedes cometer con tu Echeveria. Puede suponer un peligro mayor que las plagas, ya que su incidencia es mucho mayor, ¡y también puede causar un problema serio de enfermedades!

El riego excesivo favorece las infecciones fúngicas y bacterianas. También hace que se pudran las raíces. También tiene el mismo efecto en los tallos. En cuanto a las hojas, puede hacer que se caigan y mueran.

Suelo

Esta planta prefiere un suelo que drene bien. Este tipo de tierra lucha contra la humedad, lo que no es una buena mezcla con esta planta. Se puede hacer una tierra que drene bien mezclando perlita con tierra. Las mezclas como la de cactus también servirán muy bien.

Fertilizante

El abono no siempre es un requisito esencial para la Echeveria luau. Como ya hemos dicho, no son plantas necesitadas.

El hecho de que no necesiten mucho abono, las hace propensas a fertilizarlas en exceso. La consecuencia de ello originaría una quemadura por fertilización. Este es un daño que se produce en el follaje de la planta.

Por el contrario, abonar con moderación puede ser seguro y beneficioso. Son preferibles los abonos bajos en nitrógeno (N). Además, debes optar por un abono de liberación lenta. Lo mejor es utilizarlo al empezar la primavera.

Plagas de Echeveria Laui

Las tres plagas más comunes que se ceban con tu Echeveria son los ácaros, las cochinillas suculentas y los mosquitos del hongo. Lo más complicado de ellos es que no puedes detectarlos de inmediato. Son pequeños y es difícil de verlos.

Tratar con las plagas puede ser tan fácil como lavarlas con agua. Puede ser necesario limpiar con un algodón con alcohol diluido. O tal vez rociar una solución alcohólica que tenga dos tercios de agua.

El uso de soluciones naturales contra las plagas, como los aerosoles de aceite de neem, también puede ser útil. En general, el uso de insecticidas y soluciones similares es tu último recurso, ya que la Echeveria es una planta sensible.

Consejos finales

La Echeveria laui es una suculenta relativamente fácil de cultivar, originaria de las zonas montañosas de Argentina y México.

Es cierto que esta planta puede ser de crecimiento lento. Sin embargo, el hecho de que tenga un maravilloso aspecto relajante hace que la espera merezca totalmente la pena. Además, puede florecer varias veces a lo largo de su vida. Tiene algunas condiciones especiales, como el suelo que necesita y la cantidad de riego que puede ser peligrosa si se excede. Recuerda siempre que es más propensa al exceso de riego y de fertilización que a la inversa. Porque, sobre todo, la Echeveria es una planta muy sensible, así que manipúlala con cuidado y ten en los consejos que te hemos dado en este artículo.


Video Echeveria Laui, cuidados, tipos y plagas:


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 22 junio, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *