Cómo hacer un jardín de rosas en casa

Cómo hacer un jardín de rosas en casa

¿Buscas una forma colorida de hacer una gran declaración? Si te gusta pasear por el jardín, haz lo que solían hacer los muy ricos y rodea tu casa con hermosos rosales. Hacerlo añadirá definitivamente un aire de elegancia a cualquier paisaje.

Los rosales, también conocidos como rosales estándar, se diferencian de las plantas de rosas o de los arbustos de rosas en que en realidad se cultivan para que parezcan un árbol. Un rosal consiste en una caña larga y delgada, de entre 32 y 36 pulgadas (aproximadamente 1 metro) de longitud, sin ningún tipo de follaje, de la que brotan literalmente abundantes flores de rosa. El “árbol” se crea haciendo dos injertos: uno en la parte superior de la caña central para sostener el té híbrido, grandiflora o floribunda, y otro en la parte inferior, en el patrón.

Los rosales en miniatura se crean de forma similar, con la diferencia de que la caña central sólo mide aproximadamente 24 pulgadas. Ya sea de tamaño normal o en miniatura, el resultado final es un rosal único con forma de piruleta.

Para soportar el peso de la rosa injertada en la parte superior, normalmente hay que entutorar la caña central. El entutorado es especialmente importante en zonas propensas al viento. Otro problema de los rosales, además de las plagas y enfermedades habituales que afectan a todas las rosas, es el sol. La parte de la caña del rosal arbóreo es especialmente susceptible de sufrir quemaduras por el sol.

En los meses de invierno es difícil proteger los rosales del frío. Con los rosales normales, todo lo que se necesita para preparar el invierno es una capa de mantillo alrededor de la base. Pero con el rosal, para estar protegido del frío, hay que poner mantillo hasta la caña. La única forma de conseguirlo es trasladar el rosal durante el invierno, o diseñar un recipiente de malla metálica para rodear la caña que pueda llenarse de mantillo.

Además de los cuidados estacionales, los cultivadores tienen que podar diligentemente los rosales para conseguir el aspecto adecuado. La caña central no debe podarse nunca, sólo la parte superior florecida. La forma de podar dependerá del tipo de rosa que se apoye sobre la caña, así que conoce la forma correcta antes de empezar. Las rosas mal podadas, independientemente del tipo, son más propensas a las enfermedades. Y en el caso del rosal, puede provocar una distribución desigual del peso que podría romper los tallos.

Encontrarás varias especies diferentes de rosales. El más reciente que ha salido al mercado es el rosal de “doble piso”, que produce dos capas de flores. Una está en la parte superior, como normalmente esperarías ver, y la otra capa empieza más cerca del suelo, aunque esta capa no se considera de cobertura. El rosal “Yellow Ribbons Double Decker” es una belleza. Otro rosal muy popular es el árbol “llorón”, en el que los tallos arqueados de las rosas desbordadas caen en cascada hacia el suelo. El rosal llorón Roseberry Blanket produce flores fucsias de gran tamaño.

Aunque los rosales estándar requieren más atención, la atención que recibirán cuando estén establecidos y en plena floración merece la pena. Añadirán altura a tu jardín y estallidos de color vibrante en tu paisaje.


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 13 octubre, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *