Vriesia Vriesia splendens



Vriesia splendens - Vriesia

Nombre común de Vriesia splendens:

Vriesia

Nombre científico de Vriesia:

Vriesia splendens

Familia:

Bromeliáceas

Origen:

América tropical y Venezuela.

Descripción y características:

Vriesia tiene hojas que se abren en roseta, y son coriáceas y duras, de color verde azulado, de 4-5 cm de ancho, y están recorridas por amplias franjas transversales de color verde oscuro. El envés es grisáceo. Presenta una inflorescencia en forma de espiga que surge del centro, erecta, y que puede medir hasta 60 cm; está compuesta por brácteas de color rojo intenso que suelen aparecer en verano, rematadas por unas flores amarillas brillantes.

Cuidados y mantenimiento de Vriesia (Vriesia splendens):

La bromelia Vriesia splendens muere unos meses después de la floración, dando lugar a los hijuelos que salen de la base. Le gusta estar bien iluminada, e incluso le favorecen unas pocas horas de sol directo en verano o primavera; en invierno, sin embargo, será mejor no exponerla al sol directo.

Riego:

Se debe mantener el sustrato siempre húmedo, y poner agua en el centro de la roseta (esta debe renovarse una vez al mes aproximadamente). Le gustan los riegos abundantes.

Temperatura:

La Vriesia tolera temperaturas de hasta 27 °C en verano; en invierno habrá que evitar temperaturas por debajo de 13 °C para que se desarrolle correctamente, y deberá mantenerse en un lugar aireado.

Abono y fertilización de Vriesia (Vriesia splendens):

Un fertilizante líquido debe aplicarse diluido por el pozo central una vez cada mes.

Plagas y enfermedades

Antes de la floración puede que la planta se decaiga un poco; es importante abonarla y proporcionarle agua abundante sin excederse, pues podrían pudrirse las raíces. Puede ser atacada por la cochinilla algodonosa. Habrá que evitar el uso de insecticidas a base de malatión, porque dañan las flores y las hojas.

Reproducción:

Vriesia splendens se reproduce en primavera, mediante los hijuelos basales que da la planta una vez que ha florecido.




Autor: Luis Delgado. Bachiller Ciencias Biológicas UNALM

Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *