Los mejores tipos de orquídeas para tener en casa

Tipos de orquídeas para regalar en casa

Estas plantas intrigantes son una especie muy diversa y llamativa en todos los aspectos. La riqueza de formas, colores y fragancias de las orquídeas es simplemente impresionante. Los récords del tamaño que pueden romper también son asombrosos. Por ejemplo, en Nueva Guinea, la orquídea más grande creció hasta varios metros y pesaba casi dos toneladas. Mientras que, en el otro extremo, hay especies con flores del tamaño de la cabeza de un alfiler.

Por supuesto, en las condiciones del hogar es poco probable que se reproduzcan especímenes tan espectaculares, aunque eso no significa que no podamos contar con orquídeas verdaderamente hermosas en casa. Se cultivan más comúnmente cuatro variedades de orquídeas: Falenopsis, Dendrobium, Cymbidium y Katleja. Todas ellas son perfectas para regalar en fechas especiales, como cumpleaños, santorales, graduaciones, etc.

Orquídea Phalaenopsis

La orquídea Phalaenopsis es el tipo de orquídea más popular disponible para la venta. Para las orquídeas cultivadas en buenas condiciones, el hábito debe estar erguido y todas las hojas deben crecer al mismo tamaño. Su tamaño depende de la variedad y puede variar de 5 a 65 cm de longitud. Los brotes de Phalaenopsis varían desde unos 60 cm hasta un máximo de 150 cm de longitud. Pueden subir, arquearse o colgarse. Las flores de la mayoría de las especies de phalaenopsis tienen un diámetro de 2 a 8 cm, pero también hay ejemplares de 12 cm.

Podemos tenerlas en macetas en casa sin problema, si bien, debemos de cuidar su riego y cuidado en general. En cuanto al agua, debemos procurar que, sobre todo en verano, tenga agua al menos de 2 a 4 días a la semana (pero que el sustrato no se llegue a encharcar).

Dendrobium

La orquídea Dendrobium tiene un hábito erecto y suele alcanzar una altura de 30-50 cm. Empieza a florecer cuando ya tiene 20 cm de altura. Las flores multicolores en forma de campana de 2,5-3 cm de diámetro se colocan en un largo brote de inflorescencia. Florecen durante aproximadamente una semana, pero como no crecen simultáneamente, el período de floración puede durar varios meses. Depende principalmente de las condiciones del apartamento o del sitio en que tengamos a nuestra orquídea.

Podemos encontrarla en hermosos colores, como rosa, morado, blanco, amarillo, naranja, beige e, incluso, en formas bicolores.

Cymbidium

Por su parte, la orquídea Cymbidium tiene un hábito erguido y crece de 75 cm a 150 cm. La planta produce grupos de grandes pseudobulbos, de los que crecen hojas largas y estrechas de 10-12 cm de largo y brotes de inflorescencia. Cada brote puede florecer de 15 a 20 flores, reunidas en racimos, de 6 a 15 cm de diámetro. Las flores de Cymbidium, de manera frecuente, cuenta con un labio de color morado oscuro. La cantidad de colores en los que las flores pueden florecer es enorme. Pueden ser lisos o moteados. También hay variedades de dos colores que suelen ser bastante atractivas. Por lo general, podemos decir que este tipo de orquídeas son muy populares y apreciados entre los criadores y amantes de este tipo de flores.

Cattleya

Las orquídeas Cattleya son plantas en las que el crecimiento se produce en la base del viejo pseudobulbo. Después de unas semanas, produce una vaina de flores separada con un nuevo brote de flor que brota. La planta entera puede medir desde 30 cm para especies de una hoja hasta 90 cm para especies de dos hojas. Las flores de las orquídeas Cattleya varían mucho en tamaño. Dependiendo de la variedad, su diámetro puede llegar hasta los 20-25 cm. Florecen de 1 a 10 semanas. Y huelen muy bien.

El simbolismo de la flor de la orquídea

Los antiguos griegos consideraban a las orquídeas como un símbolo de masculinidad. De hecho, estaban tan convencidos de la conexión entre las orquídeas y la fertilidad que creían que las orquídeas con grandes raíces bulbosas simbolizaban un niño varón, mientras que las orquídeas con pequeños tubérculos simbolizaban una niña.

Según los informes, los aztecas mezclaron la orquídea de vainilla con chocolate para crear un elixir sabroso que se suponía que promovía la fuerza. Y, aunque en épocas modernas las orquídeas ya no se emplean como pociones mágicas, aún suelen mostrarse como un signo de lujo y un medio para demostrar su gusto refinado.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.