Qué pasa si le pongo bicarbonato a una planta

Qué pasa si le pongo bicarbonato a una planta

El bicarbonato de sodio, el popular bicarbonato de sodio, tiene muchos usos prácticos en el jardín. Gracias a sus propiedades será perfecto para eliminar malas hierbas o enfermedades fúngicas, fumigar plagas y como preparado potenciador del crecimiento y fructificación de las plantas.

Bicarbonato de sodio – propiedades

El bicarbonato de sodio, y más concretamente el bicarbonato de sodio, es un compuesto químico inorgánico de reacción ligeramente alcalina. Posee propiedades espumantes y leudantes, por lo que se utiliza, entre otros, en tabletas efervescentes o levadura en polvo. Ayuda a calmar la acidez y el dolor de garganta. Es un reemplazo perfecto para la mayoría de los detergentes domésticos. Solo hay que tener en cuenta que el bicarbonato se comporta como una base débil en las reacciones, neutralizando así los ácidos. Por lo tanto, puede influir en el pH del suelo.

Bicarbonato de sodio – uso en el jardín

La pulverización de bicarbonato de sodio ayuda eficazmente a combatir las plagas y las enfermedades fúngicas de las plantas. El bicarbonato de sodio también resulta útil en la lucha contra las malas hierbas, que son una eterna molestia para los jardineros y dueños de propiedades de adoquín. También se puede utilizar como remedio para las hormigas obstinadas. A base de bicarbonato de sodio, también puedes preparar un fertilizante nutritivo para las plantas.

Bicarbonato de sodio para las enfermedades fúngicas de las plantas

Con el uso de bicarbonato de sodio, prepararemos un spray efectivo y natural para las enfermedades fúngicas, por ejemplo, la mancha negra de la hoja, el mildiú velloso, el mildiu polvoriento. Para preparar el spray, combine 1 litro de agua con 10 g de bicarbonato de sodio y mezcle bien. Rocíe la solución sobre las plantas infectadas durante 10 días. El oscurecimiento de la capa blanca será un síntoma visible de la acción de la preparación. Para mejorar su eficacia, puede agregarle 10 g de jabón gris viejo.

Bicarbonato de sodio para las malas hierbas en el jardín

Las malas hierbas son la verdadera pesadilla de todos los jardineros. El bicarbonato de sodio es uno de los mejores remedios para prevenir el crecimiento de plantas no deseadas. Será especialmente útil para las malas hierbas que crecen en los espacios entre las piedras o en las baldosas del camino del jardín. Vierta el polvo en los espacios entre los cubos. Si es necesario, repetimos este tratamiento: la soda, a diferencia de otras preparaciones químicas, funciona de manera más lenta y menos invasiva. El mejor momento para aplicarlo es a primera hora de la tarde, cuando el sol brilla menos, la temperatura del aire desciende y cesa el viento.

Bicarbonato de sodio para hormigas

La presencia de hormigas en el jardín tiene ventajas y desventajas. Esparcen las semillas de las plantas, facilitando la siembra de algunas especies, limpian el césped de residuos orgánicos, aflojan la tierra y distribuyen en ella los minerales necesarios. Desafortunadamente, sus montículos pueden interferir con el enraizamiento de las plantas, y también existe el riesgo de que los insectos del jardín ingresen a la casa. Para reducir su número, rociamos bicarbonato de sodio en aquellos lugares que les gustan especialmente a los insectos.

Bicarbonato de sodio para limpiar macetas de jardín

Con el tiempo, aparecen depósitos blancos, es decir, cal, en macetas viejas de plástico y cerámica. Es muy difícil deshacerse de él en casa. El bicarbonato de sodio es una de las formas comprobadas de eliminar la suciedad seca de las ollas. Lo mezclamos con maicena y le echamos un poco de agua tibia por encima hasta conseguir una especie de pasta espesa. Con ayuda de un cepillo, lo ponemos en los bordes de la vasija y lo fregamos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.