Hormonas de enraizamiento caseras



Hormonas de enraizamiento caseras -

Hormonas de enraizamiento caseras. Si quieres que tus plantas tengan un desarrollo vigoroso y sano debes empezar a preocuparte primero por la calidad de sus raíces. Un buen sistema radicular dará una buena planta. Para conseguir este objetivo saludable existen refuerzos nutricionales como las hormonas de enraizamiento y, si son caseras mejor.

Si quieres que tus plantas tengan un desarrollo vigoroso y sano debes empezar a preocuparte primero por la calidad de sus raíces. Un buen sistema radicular dará una buena planta. Para conseguir este objetivo saludable existen refuerzos nutricionales como las hormonas de enraizamiento y, si son caseras mejor.

Además, brindan otros tipos de beneficios: son económicas, fáciles de preparar y totalmente ecológicas. Veamos algunas de estas hormonas de enraizamiento caseras.

Canela

Para poder disfrutar de sus beneficios, simplemente hay que espolvorear un poco sobre el sustrato, y regar. La canela ayuda a que las raíces crezcan, pues evita que las afecten los hongos, que son los más peligrosos enemigos que tienen las plantas. Si bien se utiliza más en aquellas que ya tienen su propio sistema radicular, también es útil en semilleros o para los esquejes.

Lentejas

Para ello, necesitas mezclar una parte de lentejas con cuatro partes de agua en un recipiente. Luego, deberás esperar entre tres o cuatro días que demora la germinación de la lenteja. Transcurrido ese tiempo, tienes que triturarlas bien y colarlas. El líquido resultante debes mezclarlo en un recipiente con agua en una proporción de una parte del líquido por diez de agua.

Las lentejas tienen una alta concentración de auxina, que es una hormona vegetal que se encarga de regular el crecimiento de las plantas. Cuando germinan las semillas, la concentración de esta fitohormona aumenta, así que cuando se riega con esta hormona casera se estimula el crecimiento de las raíces de las plantas.

Ácido salicílico

Este ácido se obtiene del sauce. La receta prescribe hacer una infusión con cinco ramas de sauce en un libro de agua. Y  se puede aplicar de manera caliente o fría.

Si  prefieres usar una infusión caliente, corta las ramas de sauce en trozos pequeños (2 o 3 cm) y colócalas en un recipiente con un litro de agua. Llévalo al fuego hasta que rompa el hervor y luego vierte la infusión sobre las ramas y deja reposar durante 24 horas. Si deseas una infusión en frío ten en cuenta que la preparación tomará un poco más de tiempo. Corta las ramas de sauce en trozos y colócalos en un recipiente con agua a temperatura ambiente y deja en reposo durante una semana.

Este tipo de preparación tiene la ventaja que pueden usarse varias veces. Para ello, tienen que guardar el líquido en una botella plástica o de cristal de color oscuro, etiquetarlo con la fecha de elaboración y guardar el contenido en el refrigerador.

Semillas de trigo

Para preparar una hormona de enraizamiento con este ingrediente debes dejar que las semillas reposen en agua unas tres horas, luego la escurres  y el agua lo guardas en la nevera. Después las semillas humedecidas las trituras con agua nueva, y lo filtras. Finalmente el preparado obtenido lo mezclas con el agua que previamente has reservaste en la nevera.

Recuerda que toda semilla durante el proceso de germinación produce sus propias hormonas de enraizamiento, lo cual refuerza el objetivo que buscamos con estas fórmulas caseras.

Ramas de sauce

Esta es otra de las fórmulas que tienen un alto grado de efectividad, debido a que entre las muchas propiedades beneficiosas del sauce está la de enraizar muy bien y en corto tiempo. ¿Qué se necesita para su preparación? Unas ramas con corteza, que luego lavarás y dejarás en un recipiente con agua por espacio de un mes aproximadamente.

Transcurrido ese lapso cuelas el líquido y lo guardas en la nevera. Coges las ramas y las hierves en agua durante unos minutos. Después filtras la infusión y la dejas enfriar a temperatura ambiente; cuando esté totalmente fría, lo mezclas con el agua de la nevera y queda listo para usarla.

Café

Son muy conocidas las muchas bondades que ofrece el café dentro de las cuales también se incluye como reforzador de raíces. Efectivamente para que este excelente grano cumpla con esta función debes: Primero, debes hervir unos 60 gramos de granos de café (también puede usarse café molido) en medio litro de agua. Después, lo cuelas, lo dejas enfriar; y ya tienes listo una nueva hormona de enraizamiento para reforzar el crecimiento de tus plantas.

Y para terminar ten presente este dato: Es importante calcular la cantidad que vas a necesitar. Este tipo de hormonas no duran mucho tiempo, si queda un sobrante debes guardarlo en la nevera, pero aun así el tiempo no debe ser mayor a los cuatros días porque después pierden todas sus propiedades.






Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *