Echinacea, cuidados y cultivo en jardín y en el interior

Echinacea, cuidados y cultivo en jardín y en el interior

Haz un espacio en tu casa o jardín para estas hermosas variedades de nuestra flor púrpura favorita de toda la vida y aprende algunos consejos sobre cómo cultivarlas. Las echinacea son plantas fuertes que pueden soportar casi todo lo que la madre naturaleza puede lanzarles, incluyendo inviernos muy fríos y veranos calurosos y secos.

Por qué todos los jardines deberían tener la echinacea

¿Por qué cultivar echinaceas en el jardín? Es fácil: son plantas despreocupadas que crecen felizmente en casi cualquier tipo de suelo. Sus alegres flores duran mucho tiempo y son un bonito ramo de flores cortadas. Las mariposas y las abejas acuden a las flores, y los pájaros vendrán a su jardín en otoño e invierno para comer las cabezas de las semillas. Son razones suficientes para que cualquier jardinero eche un vistazo a las flores de conejo.

Recuerda podar las flores de echinacea para que sigan floreciendo esporádicamente incluso en otoño. Las mariposas se lo agradecerán.

Las echinacea son fáciles de cultivar

A las echinacea les gusta mucho el sol y un suelo medio y bien drenado. Como cualquier planta perenne, deberás regar las nuevas plantas el primer verano, para que se establezcan con seguridad. Después de eso, ¡ya no hay que regarlas! Las de flores amarillas, naranjas y rojas pueden ser un poco más difíciles de conseguir para que sobrevivan varios años. Echa un vistazo a nuestros consejos a continuación para sacar el máximo partido a tus echinacea.

Cómo cultivar las mejores echinacea

Esas preciosas echinacea amarillas, naranjas y rojas siempre destacan en cualquier jardín. Pero los jardineros pueden sentirse decepcionados si esperan que florezcan año tras año sin preocuparse por nada, como las antiguas echinacea púrpuras.

¿Por qué no son tan vigorosas? Bueno, el cultivo original de plantas del que se crearon esos nuevos colores de flores incluyó una especie que es un poco más exigente con sus condiciones de crecimiento que la echinacea púrpura, la que la mayoría de nosotros cultivamos. Y eso significa que la descendencia también es un poco más exigente.

1. Elige un buen sitio

Mientras que las echinacea púrpuras (y sus hermanas blancas) crecen casi en cualquier sitio, las amarillas, naranjas y rojas necesitan pleno sol y un suelo rico, húmedo y bien drenado. Si añades un poco de abono a la cama antes de plantarlas, también serán más felices.

2. Compre las plantas más grandes que pueda encontrar

No es momento de recortar gastos. Elige plantas con múltiples puntos de crecimiento, no sólo un grupo de hojas.

Quitar los tallos de las flores el primer año ayudará a tu echinacea a establecer raíces más sanas ya que no está poniendo energía en las flores.

3. No dejes que las echinaceas florezcan el primer año

Sí, eso es inteligente, ¡porque querías ese color de inmediato! Pero la planta establecerá raíces más sanas si no está poniendo energía en las flores el primer año. Las plantas en macetas de un cuarto o un galón no necesitarán esto si sus sistemas de raíces han tenido la oportunidad de crecer hasta llenar la maceta. Pero si trabajas con plantas en macetas pequeñas, de 4 o 6 pulgadas de ancho, es mejor recortar las flores o cortar todo el tallo floral.

4. Asegúrate de cubrir con mantillo en invierno

Si tienes un jardín en el que el suelo se congela y descongela repetidamente durante el invierno, cubre la planta con una capa de 15 cm de hojas cortadas para proteger la copa.

Qué hacer con las echinacea al final de la temporada

Al final de la temporada, a algunos jardineros les gusta dejar las cabezas de semilla en pie: proporcionan un sutil interés invernal, y los pájaros, especialmente los pinzones, se comen las semillas. Si dejas las cabezas de semilla en pie, saldrán nuevas plántulas. Disfruta de estas plantas o simplemente extrae las plántulas para mantenerlas dentro de los límites. (Tener en cuenta que las plántulas de todas las variedades acaban convirtiéndose en rosa-púrpura).

Para evitar la resiembra, córtalas en otoño, pero puedes dejar algunas cabezas de semilla: Las plantas individuales no son especialmente longevas, pero como se resiembran tan fácilmente, puedes mantener un grupo de púrpuras durante años dejando que surjan algunas plantas nuevas cada año.

Plagas y enfermedades de las echinaceas

A veces puede ver manchas oscuras en las hojas – esto es generalmente una condición bacteriana o fúngica causada por la humedad. Puede hacer que a las plantas se les caigan las hojas y tengan un aspecto un poco áspero, pero no hace daño. Evítelo dando a las plantas una buena circulación de aire y no regando el follaje (si es que necesita regar). El único problema grave de las echinacea es que son susceptibles de sufrir el amarillamiento del áster, una enfermedad que se propaga a través de los insectos. Las flores abultadas, deformes y de color verde, indican que la planta está infectada. Una vez que la planta la tiene, lo único que se puedes hacer es arrancarla para que el virus no se propague a otras plantas. Entierra las plantas afectadas o tíralas a la pila de compost: la enfermedad no sobrevivirá una vez muerta la planta.


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 31 mayo, 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *