Echeveria lilacina, todo sobre los cuidados de la echeveria fantasma

Echeveria lilacina

La Echeveria lilacina, conocida como Echeveria fantasma, es originaria de Nuevo León, en el norte de México, América Central. La planta también se encuentra en Texas. Su nombre botánico, Echeveria lilacina, proviene del hecho de que sus hojas polvorientas tienen un tono lila. Como todos los tipos de Echeveria, estas plantas suculentas perennes son miembros de la familia Crassulaceae.

Crecimiento y desarrollo

Esta echeveria de crecimiento lento rara vez alcanza una altura superior a los 18 cm. En condiciones ideales, la planta puede crecer hasta 30 cm de altura con un diámetro de hasta 30 cm.

Las hojas carnosas en forma de cuchara de la planta Echeveria lilacina tienen un hermoso color gris plateado que adquiere una tonalidad más lila durante los meses más fríos del otoño.

Un mayor sol también hará que el color lavanda/violáceo sea más intenso. Las hojas crecen en forma de roseta simétrica.

Floración

La echeveria fantasma lilacina produce flores muy olorosas, de color coral o rosa pálido, al final de tallos cortos, arqueados y rojizos.

La planta puede florecer en cualquier momento, desde finales del invierno hasta principios de la primavera.

Luz

Como la mayoría de las Echeverias y cactus, a las Echeverias lilacina les gusta la luz solar y el calor. La planta es resistente al invierno. En el exterior le va bien a pleno sol o a una sombra parcial muy ligera. Si se mantiene en el interior, una ventana soleada es la condición de luz ideal.

Una mayor exposición al sol produce un mejor rendimiento, colores más brillantes y hojas y tallos más fuertes y robustos.

Riego

  • Procura regar desde abajo y sólo cuando la tierra esté seca.
  • Se recomienda evitar que el agua entre en las hojas, y no dejar nunca que el agua se asiente sobre la roseta.

Fertilización

  • Durante los meses de primavera y verano, abona la Echeveria lilacina con un abono líquido soluble en agua con un contenido de nitrógeno de bajo a medio.
  • Sigue cuidadosamente las instrucciones del envase.
  • No añadas abono durante los meses de invierno.

Tierra y trasplante

  • La mejor tierra para utilizar con la Echeveria lilacina es una tierra preparada para macetas de suculentas o una mezcla para cactus.
  • La tierra que utilices debe ser porosa y estar bien drenada.
  • La planta produce retoños de vez en cuando. Cuando esto ocurra, sepáralos de la planta madre y trasplanta las plantas enteras. El trasplante se realiza mejor a principios de la primavera.
  • Espera a que la tierra se seque por completo y saca la planta y sus retoños de la maceta.
  • Retira la tierra seca de las raíces y comprueba si hay zonas muertas o podridas. Corta estas zonas y trata los cortes con fungicida.
  • En este punto, deja las plantas expuestas al aire durante un mínimo de 24 horas o hasta una semana. Trasplanta en una mezcla de maceta fresca y seca adecuada para cactus o suculentas.
  • Si trasplantas inmediatamente, retén el agua durante una semana. Una vez pasado este tiempo, empieza a regar ligeramente.

Cuidado y mantenimiento de la Echeveria Lilacina

Las hojas inferiores se mueren de forma natural de vez en cuando. Cuando esto ocurra, retíralas frecuentemente. Las hojas muertas crean escondites para plagas como las cochinillas y los pulgones.

Reproducción

La Echeveria no produce un gran número de retoños. Algunas plantas individuales pueden permanecer solitarias durante toda su vida. Las plantas también pueden iniciarse a partir de esquejes de hojas.

Si la planta produce crías, sepáralas de la planta madre y plántalas en macetas o espacios de jardín individuales según las instrucciones de trasplante indicadas anteriormente.

Plagas o enfermedades

Como todas las plantas del género Echeveria, son fáciles de cultivar si estás pendiente de sus requerimientos:

  • Proporciona mucho calor y luz solar
  • Planta en tierra de cactus que drene bien.
  • El exceso de agua o humedad provoca enfermedades fúngicas y podredumbre, que matarán a tu planta.
  • Proporciona una buena ventilación y un espaciado adecuado para permitir un buen flujo de aire alrededor de las plantas.
  • Vigila especialmente que no haya mucha humedad durante el tiempo frío.
  • Los cactus y las suculentas suelen estar libres de plagas siempre que mantengas un entorno saludable.

Demasiada agua, demasiado poco sol o la exposición a plantas contaminadas pueden provocar la infestación de algunas de las siguientes plagas:

  • Mosquitos del hongo
  • Ácaros de la araña
  • Cochinillas
  • Cochinillas de la raíz
  • Cochinillas

¿Es una planta tóxica o venenosa?

Según la Sociedad para la Prevención de la Crueldad con los Animales de Norteamérica (ASPCA por sus siglas en inglés) las variedades similares no son tóxicas, y es muy probable que esto se aplique también a la Echeveria fantasma.

De todas formas, te recomendamos mantener a tus mascotas, niños y plantas a salvo limitando el acceso.

¿Es una planta invasiva?

Esta planta suculenta de crecimiento lento no se considera invasora.

Usos de la Echeveria Lilacina

  1. La Echeveria Lilacina es usada como planta de interior en todos los climas.
  2. Funciona bien como planta de maceta o de patio, o colocada en el jardín durante el tiempo más cálido y llevada al interior para pasar el invierno durante los meses fríos del año.

Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 20 julio, 2021


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *