Echeveria carnicolor, todo para cuidar esta rara suculenta

Echeveria carnicolor

La Echeveria carnicolor es una hermosa suculenta con tallos cortos que forma rosetas muy planas de color verde grisáceo con márgenes blanquecinos y coloración rojiza cuando está en condiciones de mucha luz. Las rosetas crecen hasta 6 cm de altura y hasta 12,5 cm de diámetro. Las hojas son carnosas, alargadas o elípticas, de hasta 10 cm de largo y hasta 3 cm de ancho. Las flores de este tipo de echeveria son de color rojo anaranjado y están dispuestas en una inflorescencia racemosa.

Nombre científico

Echeveria carnicolor (Baker) E.Morren

Taxonomía

Familia: Crassulaceae

Sub familia: Sedoideae

Tribu: Sedeae

Sub tribu: Sedinae

Género: Echeveria

Cómo cultivar y cuidar la Echeveria carnicolor

La mayoría de las especies de Echeveria no son suculentas complicadas de cultivar, siempre que sigas unas cuantas reglas básicas. En primer lugar, ten cuidado de no dejar nunca que el agua se asiente en la roseta, ya que esto podría originar podredumbre o enfermedades fúngicas que matarán a la planta. Además, elimina las hojas muertas de la parte inferior de la planta a medida que crece. Estas hojas muertas son un refugio para las plagas y las Echeverias son susceptibles de sufrir cochinillas. Como en el caso de todas las suculentas, un riego cuidadoso y mucha luz ayudarán a garantizar el éxito de tu planta.

La Echeveria Carnicolor puede ser muy hermosa cuando se la cuida bien. Este tipo de suculenta necesita el riego típico de las demás suculentas. El método de riego es muy importante para mantener sana a tu Carnicolor. No debe sentarse en el agua, y hay que evitar un exceso de agua. La mejor forma de regar es el método de remojo y secado de esta suculenta. Sin embargo, hay que controlar la suculenta para evitar el exceso de riego.

Trasplanta cuando sea necesario, de preferencia en la estación más cálida del año. Para trasplantar una suculenta, asegúrate de que la tierra esté seca antes de trasplantarla, y luego retira la maceta con cuidado. Retira la tierra vieja de las raíces, asegurándote de eliminar las raíces podridas o muertas en el proceso. Desinfecta los cortes con algún producto fungicida.

La mayoría de las Echeverias pueden propagarse fácilmente a partir de esquejes de hoja, aunque algunas son mejores a partir de semillas o esquejes de tallo. Para propagar un esqueje de hoja, coloca la hoja individual en tierra para macetas para suculentas y cubre el plato hasta que brote la nueva plantita.

Origen

Esta especie es originaria de México.


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 4 septiembre, 2021


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *