Cómo cuidar girasoles en un macetero



Cómo cuidar girasoles en un macetero -

Cómo cuidar girasoles en un macetero. Los girasoles son una de las flores más hermosas y populares entre los aficionados al cultivo de plantas ornamentales. Sus grandes flores y brillantes colores las distinguen de otras flores de temporada. Se reconocen además por su gran altura, ya que pueden crecer bastante dependiendo de la variedad.

El girasol, también conocido por su nombre científico, Helianthus annuus, es una especie de la familia de las Asteráceas. El género Helianthus comprende aproximadamente 70 especies diferentes que incluyen muchos tipos hermosos de girasoles.

Tanto si cultivas un girasol de jardin como si quieres utilizarla como flor cortada en un impresionante ramo de flores, a continuación te damos los mejores consejos sbre los cuidados para el cultivo de girasoles que te ayudaran a mantener tus flores creciendo sanas y fuertes por mucho tiempo.

Cómo se deben plantar los girasoles

Los girasoles prosperan con la luz directa del sol, pero también tienden a ocupar mucho espacio, especialmente si eliges plantar una de las variedades de mayor tamaño. Y como las cabezas de los girasoles tienden a seguir la trayectoria del sol, ten en cuenta que la flor estará de cara al sol, y no necesariamente en tu ventana o en el patio delantero de la calle.

  • Crea una zanja poco profunda un suelo ligeramente ácido (entre 6 y 7,5 pH).
  • Separa las semillas unos 15 cm y cúbrelas con el suelo circundante.
  • Separa las semillas si se plantan variedades más grandes, para que haya espacio entre las grandes cabezas de flores.
    Regar bien, pero no regar las semillas.
  • Espera que broten en unos 7 a 10 días.
  • Si deseas que que florezcan continuamente durante la temporada, espere de dos a tres semanas y cree otra hilera poco profunda para plantar.
  • Espaciar las filas a una distancia de unos 60 cm aproximadamente.

Consejos para plantar girasoles en macetero

Aunque se puede empezar plantando girasoles en el interior o en el exterior, la mayoría de los jardineros plantan las semillas directamente en el suelo de la maceta para no tener que transplantarlas más tarde. Para plantar las semillas debes esperar hasta que toda amenaza de helada haya desaparecido, y hasta que el suelo alcance los 20° grados (C) para obtener resultados óptimos.

Los girasoles son bastante resistentes a la sequía, sin embargo, requieren la mayor cantidad de agua en el momento de la plantación inicial, y también unos 20 días antes y después de la floración.

Considera la posibilidad de apoyar los girasoles más grandes (y más altos) con una estaca o tutor para evitar que su tallo se estrese y se rompa. Los expertos sugieren estacar las plantas de más de un metro de altura o las que tienen múltiples ramificaciones. Usa un cordón suave para mantener el girasol suelto.

Luz

Los girasoles prosperan en climas cálidos y son tolerantes al calor y a la sequía. Crecen mejor con luz solar directa, prosperando con seis u ocho horas de luz solar por día. Cuanto más cálida sea la temperatura, más probable es que florezcan. Asegúrate de plantar tus semillas en un lugar que reciba mucha luz solar natural.

Suelo

Los girasoles crecen mejor en un suelo que tenga buen drenaje y sea resistente a cualquier encharcamiento. La tierra también debe ser suelta para que las raíces tengan espacio para crecer hacia afuera y en profundidad. Si las raíces no pueden crecer adecuadamente, esta alta flor tendrá una base pobre y le será difícil resistir cualquier viento fuerte. Si vives en un lugar especialmente ventoso, considera plantar tus girasoles a lo largo de una pared o cerca orientada al sur para protegerlos.

Riego

Aunque los girasoles son tolerantes a la sequía y al calor, todavía requieren un riego frecuente. A medida que la planta comienza a crecer, necesitará ser regada alrededor de la zona de la raíz, que está a 3-4 pulgadas del tallo. Las plántulas de girasol deben regarse diariamente para que el suelo esté húmedo pero no empapado. A medida que los girasoles se establecen, pueden ser regados una vez a la semana. Este riego es poco frecuente pero debe ser un riego profundo que utilice varios galones de agua.

Fertilización

Los girasoles no necesitan fertilizante a menos que su suelo sea pobre en nutrientes. Si este es el caso, agregue un fertilizante de liberación lenta o un abono encima del suelo. Evite añadir ninguno demasiado cerca de la base de la planta. Añadir fertilizante a un suelo ya sano puede producir demasiado nitrógeno y provocar la rotura de los tallos o un retraso en la floración.

Cuidados de un girasol pequeño en maceta

La variedad de girasol que selecciones dependerá de tus intenciones para la flor. Así que antes de tomar un paquete del vivero o tienda local, considera dónde planeas plantar el girasol, y si quieres disfrutar de la belleza de la flor o cosechar la flor para las semillas.

Por ejemplo, un gran girasol sería poco práctico en un pequeño jardín de contenedores. Del mismo modo, si planeas cosechar las semillas, una variedad enana no te dará suficiente cosecha de semillas.

Cómo cosechar las semillas

Si los bichos no llegan a las semillas antes que tú, hay diferentes maneras de cosecharlas por ti mismo. Revisa la cabeza de la flor para ver si hay señales que indiquen que la flor está madura para la cosecha.

  • Inspecciona la parte trasera de la flor. Si ha pasado de un color verde a uno amarillento-marrón, la cabeza está lista para la cosecha.
  • Use tijeras esterilizadas para cortar la flor y alrededor de un pie del tallo.
  • Cuelgue el tallo al revés en un lugar cálido, seco y ventilado durante unas semanas.
  • Retire las semillas completamente secas cepillándolas con los dedos o con un cepillo duro.
  • Recoja las semillas en una bandeja para hornear y déjelas secar durante unos días más.
  • Guarde las semillas en un recipiente hermético o en el refrigerador.
  • Mantenga a raya a las criaturas como los ciervos, los pájaros y las ardillas protegiendo su flor si no está lista para la cosecha. Suavemente pegue una gran hoja de tela de queso, o una gran bolsa de papel al tallo. Estos métodos preservan las semillas en el tallo, mientras que permiten que la flor se marchite aún adherida al tallo.

Principales plagas y enfermedades del girasol

Los girasoles están relativamente libres de plagas. De hecho, la mejor manera de cuidar su girasol es mantener la limpieza de su jardín con el deshierbe y las técnicas de riego adecuadas. Pero cuando los insectos invaden tus flores, tendrás que identificar la plaga correctamente para tratar el problema con precisión.

Los escarabajos del girasol a menudo se alimentan de la hoja. Aunque es antiestético, el problema principal sería cuando los escarabajos consumen las jóvenes hojas de la planta.

Los gusanos cortadores también pueden comer las hojas de las plantas jóvenes, sin embargo, normalmente no es un problema a menos que haya una fuerte infestación.

Las polillas del girasol y los saltamontes son los más peligrosos para los girasoles al comerse el follaje y destruir la planta, pero de nuevo, esto es normalmente sólo cuando hay una gran infestación.

Aunque los girasoles rara vez sufren de enfermedades, el problema más común es la putrefacción del tallo. Tengan cuidado de no regar demasiado la planta y eviten mojar la flor cuando sea posible.

 




Autor: Luis Delgado. Bachiller Ciencias Biológicas UNALM

Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *