Todo sobre la Cattleya: la reina de las orquídeas

orquidea Cattleya cuidados

Para los científicos es Cattleya trianae, para los amantes de las orquídeas ella es una de las más hermosas plantas que florecen, y para los cineastas es una inspiración de films para la pantalla grande. Conoce un poco más de esta hermosa flor con más de 60 especies vistosas y de gran tamaño, dignas de lucir en jardines, parques botánicos y festivales de horticultores.

Cattleyas suramericanas

Desde 1936, forma parte de los símbolos naturales de Colombia, su nombre se debe a la designación propuesta por la Academia Nacional de Historia de la Argentina, en honor a William Cattley orquidólogo aficionado y horticultor de origen inglés quien la introdujo a Europa en el año 1824.

Para los países suramericanos esta planta es de gran valor autóctono, desde el punto de vista botánico pertenece a la familia orchidaceae, en palabras comunes esta flor es una especie de orquídea que se caracteriza por ser una flor de gran tamaño y de colores vistosos para el caso de especies suramericanas.

En Venezuela la orquídea es la flor nacional, se le llama “flor de mayo”, aunque la distribución de cattleyas se extiende desde Centroamérica a toda Suramérica.

Así que, las cattleyas se extienden desde Guatemala pasando por Panamá, Colombia, Venezuela, Ecuador, llegando hacia Perú, Bolivia y Brasil, incluso algunas especies se han cultivado en Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay, enriqueciendo los paisajes montañosos de la Patagonia.

Su hábitat natural son los bosques de montaña cargados de niebla y mucha humedad, donde se alcanzan alturas desde 1000 hasta los 1500 metros.

La ciudad peruana de Moyobamba, es conocida como la “Ciudad de las Orquídeas”, puesto que allí de forma natural brotan variadas especies de esta familia de flores.

Es por esto que la orquídea se relaciona con los paisajes de centro y en especial de Sur América.

Cattleya flor hermosa, flor divina

Con pseudobulbos, sus hojas son foliares con formas de volantes y un apéndice truncado hacia el labelo.

De acuerdo a su clasificación científica, las catleyas se dividen en  labiatas o unifoliadas y las bifoliadas.

Las primeras son comunes en Suramérica, y se caracterizan por sus flores grandes con pétalos muy anchos. Cada arbusto produce entre dos a tres flores que perduran por un mes.

Son comunes las especies de Cattleya maxima, Cattleya dowiana, Cattleya trianae, y Cattleya mossiae.

Por otra parte,  las cattleyas bifoliadas son de origen centroamericanas, y se diferencian de las suramericanas por su tamaño más pequeño.

Los arbustos de este grupo, brotan por racimos de veinte o más flores con una textura suave y colores intensos.

¿Cómo puedes cultivar una Cattleya?

Cultivar orquídeas no es tarea fácil, pues no a todas las personas se les da una orquídea en su jardín, es por esto que son tan valoradas por los amantes de las plantas y las flores.

Es importante que sepas que cada especie requiere de diferentes cuidados. Así que te sugerimos indagar un poco entre los colores y tamaños, una vez que te decidas, debes considerar la altura, humedad, el tipo de sustrato ideal para la especie que prefieras.

Si te decides por trasplantar el arbusto de catleya, solo debes considerar que el agua de la maceta drene el agua de riego de forma adecuada, evitando que las raíces se carguen de humedad, por lo una vez que las trasplantas, deja fuera del sustrato las raíces de tu orquídea.

Si optas por semillas germinadas, necesitas llevar el nivel de sustrato hasta la mitad de la maceta, cuidando de no impedir el drenaje, además debes sembrar las semillas a pocos centímetros de la superficie del sustrato.

El sustrato para Cattleyas

Las orquídeas necesitan aire en sus raíces, así que debes disponer de un sustrato permeable como el de la corteza de un árbol, que no se empaste, que la raíz este cargada de aire, y sin exceso de minerales.

Los expertos en jardinería aseguran que la cáscara de coco y la perlita, enriquecen la corteza del árbol, por lo que la puedes usar como sustrato para cultivar tu orquídea.

Se trata de materiales que encuentras en cualquier tienda de productos para jardinería o que fácilmente encuentras en la naturaleza. Una vez que tienes tu corteza, cascara y perlita, podrás mezclar con el clásico sustrato rico en minerales, es decir, el sustrato tradicional para sembrar plantas en tu jardín.

Las macetas para tu catleya

Algunas “cestas” o macetas de materiales naturales son ideales para las orquídeas. En este tipo de macetas, estas plantas lucen como si crecieran de forma espontánea y no sembradas por la mano humana.

Sembradas en los troncos de árboles, su cuidado es mucho más práctico y funcional que el que requieren en las macetas de plástico o las de arcilla, sin embargo, lo importante es que la maceta que selecciones te permita drenar el agua y no se acumule en el sustrato, lo que pudiera pudrir las raíces de tu orquídea.

Por otra parte, debes considerar el tamaño de maceta donde siembres esta planta, pues ella necesita un espacio amplio, especialmente para expandirse horizontalmente, y que no se “incomoden” sus raíces.

El ambiente propicio para tu catleya

Ya hemos enfatizado en el control de la humedad y aire óptimo para las raíces de una orquídea, ahora bien, necesitarás de ciertas condiciones climáticas para que tu planta crezca y florezca de una forma envidiable.

Las cattleyas requieren de temperaturas entre los 13 y los 23°C como temperatura, en un ambiente ventilado donde el reflejo de la luz solar les bañe sin que reciban los rayos del sol en una forma directa.

Debemos advertirte que, si te animas a cultivar cattleyas, corres el riesgo de sumarte a las muchas personas que terminan coleccionando gran variedad de flores diferentes de esta especie. Su flor, de gran riqueza ornamental suele despertar envidias y generar adicciones entre los amantes de las plantas.

Así que, piensa bien en la dedicación que darás a tu cattleya, recordando que suelen florecer de una forma tan hermosa, tan divina, que te tentará a coleccionarlas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *