Árbol de la Abundancia o Portulacaria Afra, consejos para su cuidado


Árbol de la Abundancia o Portulacaria Afra, consejos para su cuidado -

El árbol de la abundancia, cuyo nombre botánico es Portulacaria afra también es conocido como Arbusto japonés, Arbusto elefante, Planta de jade enana, es una planta ornamental muy fácil de cuidar. Existe la creencia de que favorece la abundancia del  dinero y la prosperidad en tu casa o negocio.

El árbol de la abundancia, cuyo nombre botánico es Portulacaria afra también es conocido como Arbusto japonés, Arbusto elefante, Planta de jade enana, es una planta ornamental muy fácil de cuidar. Existe la creencia de que favorece la abundancia del  dinero y la prosperidad en tu casa o negocio.



Nombre científico del Árbol de la Abundancia

Portulacaria afra

Hábitat de origen

Portulacaria afra, mejor conocido como árbol de la abundancia, es un arbusto de origen sudafricano, lugar en el que se desarrolla en todo su esplendor, y puede llegar a medir hasta 6 metros de altura. En la actualidad se ha distribuido fundamentalmente hacia las regiones tropicales del mundo por su valor ornamental.

Características del Árbol de la Abundancia

Una de sus características principales es que se trata de una planta semi-leñosa con hojas robustas y brillantes. Tener este tipo de hojas les permite ser capaces de aguantar periodos de sequía extrema. Otro elemento que la hace particular es el tallo grueso, poco lignificado y de color pardo-rojizo; sus hojitas tienen forma entre oval y redondeada con los bordes color crema; desde finales de primavera y hasta verano produce flores diminutas, con forma estrellada y de color lila.

Iluminación

Por su origen, el Árbol de la abundancia requiere un lugar muy soleado en su ubicación dentro del jardín. Es un arbusto que puede ser utilizado para su crecimiento como bonsai, si así fuera y decidimos mantenerlo dentro de casa, debes recordar que la mejor ubicación es tenerlo en un sitio muy bien iluminado y cerca de la ventana.

Temperatura

Este es el factor más delicado para esta especie porque no tolera en lo absoluto temperaturas inferiores a los 10°C. Temperaturas bajas provocarán la caída del follaje o muerte de la planta. Debe crecer preferiblemente a temperaturas superiores a los 20°C.

Sustrato

Como ocurre con la mayoría de las plantas suculentas, sobre todo si su origen está en zonas muy calurosas, necesitan un buen drenaje en el jardín, y si están en maceta hay que utilizar sustratos que no sean demasiado pesados, evitando un exceso de riego que provocaría un pudrimiento en las raíces.

Riego

Como todas las crasas con hojas carnosas, la Portulacaria no necesita un riego excesivo, recuerda que las hojas nos cuentan mucho sobre las plantas. Hay que regar de forma más frecuente durante el crecimiento, pero con moderación durante el resto del año, dejando que el sustrato se seque entre cada riego.

Muchos expertos recomiendan regarla una vez por semana durante el verano. Este árbol se debe regar en la mañana o ya caída la tarde para que la raíz pueda absorber mejor el agua y así poder alimentar mejor el resto del árbol.

Floración del Árbol de la Abundancia

El árbol de la abundancia florece a finales de la primavera, y durante el verano. Sus flores son muy pequeñas de color rosa, por eso en jardinería no se suele utilizar la Portulacaria afra precisamente por la belleza de sus flores, sino por su aspecto general.

Fertilización y Abono del Árbol de la Abundancia

Es recomendable abonar a finales del invierno o principios de la primavera, con un abono específico para plantas crasas, lo que ayudará a su floración.

No es recomendable abonar con frecuencia esta planta; no lo necesita. Lo óptimo sería abonar con fertilizantes para crasas en muy bajas concentraciones cada dos meses. El mejor abono se logra al replantar la planta cada 2-3 años.

Reproducción del Árbol de la Abundancia

Es realmente asombrosa la capacidad que tienen los tallos para enraizar, además puede hacerse a lo largo de todo el año. Para obtener una nueva planta debes tomar fragmentos de tallo de unos 12 cm de longitud e insertarlos en un sustrato con base arenosa, al cabo de unas semanas los tallos ya tendrán raíz.

Plagas y enfermedades

Las plagas más comunes que afectan a esta planta son los áfidos y cochinillas que debemos controlar manualmente o con insecticidas. La pudrición de las raíces y caídas de las hojas pueden deberse a excesos de riego y encharcamiento del sustrato. Manchas en las hojas y posterior caída pueden estar provocadas por exceso de luz solar directa. Hojas algo arrugadas es síntoma de falta de agua.

4.7
18



Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *