¿Qué hacer y qué evitar para una cosecha abundante? 7 errores en el cultivo de hortalizas

errores en el cultivo de hortalizas

Cultivar vegetales es el sueño de casi todos los jardineros. ¡Después de todo, los deliciosos cultivos de tu propio jardín saben mucho mejor que los de la tienda! Las verduras se pueden cultivar tanto en el suelo en macizos de flores como en el balcón o terraza. ¿Qué hacer para que crezcan sanos? ¡Aprende los 7 errores en el cultivo de hortalizas y cuida tu huerta!

Error 1. Plantar en una densidad demasiado alta

Si desea plantar tantas plantas como sea posible en una parte pequeña de una cama o en una maceta pequeña, sepa que esto puede reducir significativamente el rendimiento. Primero, las plantas que crecen en altas densidades no pueden desarrollarse completamente porque simplemente no tienen espacio para ello. En segundo lugar, favorece la aparición de enfermedades fúngicas y moho, porque no hay suficiente flujo de aire entre las hojas y los tallos…

Además, pocas personas saben que el cultivo estándar en hileras es mucho menos efectivo y conveniente en la vida cotidiana que otras soluciones, especialmente en un jardín pequeño. Considere la posibilidad de ropa de cama en lugar de filas. Otra opción interesante son las huertas ornamentales o los parterres elevados.

Error 2. No aplicar una rotación de cultivos

La rotación de cultivos es simplemente plantar diferentes plantas una tras otra en un lugar específico en un suelo dado. Al cultivar las mismas plantas continuamente en una posición, está expuesto principalmente a:

  • rendimientos más bajos, porque el suelo se vuelve estéril con el tiempo (un vegetal específico absorbe las mismas sustancias regularmente) e incluso la fertilización regular no ayuda, además, cada especie de planta tiene un sistema de raíces diferente y toma nutrientes de diferentes capas de la tierra,
  • enfermedad o aparición de plagas, por ejemplo, podredumbre de la cebolla, sífilis del repollo.

¿Cómo usar la rotación de cultivos? Lo mejor es dividir su huerta en zonas. Después de eso, es suficiente plantar diferentes grupos de vegetales cada año en cada zona. Puede crear grupos según el tipo de verduras (crucíferas, etc.) o los requisitos de la planta. Un grupo específico puede volver al primer lugar cada 3-4 años. Gracias a esto, aumenta significativamente la posibilidad de una cosecha alta y saludable.

Error 3. Condiciones de cultivo incorrectas

Al planificar su huerta, agrupe las plantas según las condiciones requeridas. Esto te facilitará mucho el cuidado de tu jardín. Considere en particular:

  • posición – soleado, semi-sombreado, sombreado, protegido del viento o aireado – cada planta tiene diferentes requisitos.
  • temperatura – a algunas plantas les gusta cuando hace mucho calor, mientras que para otras una temperatura moderada será la mejor.
  • pH del suelo – a la mayoría de las plantas les gusta una reacción neutra, pero algunas tienen requisitos específicos, por ejemplo, a los arándanos les gusta el suelo ácido y aquí es donde crecen mejor.
  • humedad del suelo – la mayoría de las verduras requieren riego regular, pero rociar frutas u hojas puede causar pudrición.
  • la necesidad de fertilizar – a muchas plantas comestibles les gusta la fertilización – recuerde, sin embargo, que estos son cultivos generalmente para usted o sus familiares, por lo que es mejor usar preparaciones naturales, por ejemplo, estiércol líquido.
  • preparación del suelo – la posición de las camas debe prepararse adecuadamente, es decir, aflojarse, rastrillarse y limpiarse de malezas.

Error 4. Falta de fertilización y protección contra enfermedades

Las verduras están expuestas a enfermedades y plagas, como el moho gris, el mildiu, los pulgones y los escarabajos de Colorado. Por lo tanto, vale la pena recordar algunas de las medidas preventivas más importantes:

  • compra de semillas y plántulas solo de fuentes comprobadas; a pesar de las apariencias, las enfermedades y plagas a menudo se traen de la tienda, por lo que es muy importante elegir el proveedor adecuado y revisar cuidadosamente las semillas y los brotes antes de plantar.
  • selección de variedades de hortalizas más resistentes a las enfermedades – siempre vale la pena buscar soluciones que tengan un menor riesgo de enfermedades, por ejemplo, en el caso de los pepinos es la variedad Edipo F1.
  • la fertilización regular del huerto, preferiblemente con ingredientes naturales, como estiércol de malezas, cáscaras de huevo o posos de café, gracias a esto, las plantas recibirán los nutrientes necesarios sin productos químicos adicionales.

Además, recuerde observar las plantas y reaccionar rápidamente ante cualquier síntoma perturbador. Cuanto antes actúe, menor será el riesgo de que la infección se propague al siguiente macizo de flores.

Error 5. Malas hierbas

Las malas hierbas también son dignas de mención. Especialmente los jardineros principiantes no prestan atención al deshierbe. ¡Y eso es un error! Las malas hierbas pueden privar a otras plantas de nutrientes y humedad. Esto, a su vez, se traduce en un crecimiento más débil y, a menudo, en una falta de rendimiento. Las malas hierbas también hacen que la densidad de plantas en un lugar determinado sea demasiado alta, lo que promueve la aparición de enfermedades fúngicas.

Así que recuerda eliminar regularmente las malas hierbas, dependiendo del tamaño de tu jardín, hazlo a mano o con el uso de herramientas. Sin embargo, tenga cuidado de no dañar el delicado sistema de raíces de las verduras. También puede cubrir, por ejemplo, con corteza, paja o agrotextil; gracias a esto, crecerán muchas menos plantas no deseadas cerca de las verduras.

Además de minimizar la infestación de malezas, el mulching tiene muchos otros beneficios. Gracias a él, la evaporación del agua del suelo se reduce significativamente. Las raíces también están protegidas.

Error 6. Fecha de siembra incorrecta

Cada hortaliza tiene una fecha en la que se debe sembrar en posición permanente. Por ejemplo, puedes sembrar cebollas o habas en marzo y abril, y rábanos incluso en febrero. Las hortalizas como la rúcula, el pepino o la calabaza se plantan en mayo. Respete este calendario porque es una de las condiciones más importantes para el cultivo exitoso de especies específicas.

Un error común también es plantar vegetales que necesitan plántulas y brotar a una temperatura más alta. Por ejemplo, la mayoría de los tomates o pimientos deben almacenarse, por ejemplo, en un invernadero u otra habitación, antes de plantarlos en el suelo. Plantar semillas directamente en el macizo de flores, cuando la planta no está adaptada a las condiciones polacas, puede reducir el rendimiento o inhibir por completo la fructificación.

Error 7. Cuidado inadecuado del jardín

Algunos jardineros aficionados sienten que es suficiente plantar vegetales, regarlos y esperar una deliciosa cosecha. Por su parte, la huerta es una de las más exigentes. Cuidarlo regularmente le permite disfrutar rápidamente de vegetales abundantes y saludables. Así que recuerda regar tus plantas regularmente y revísalas para detectar síntomas anormales.

Especies como los tomates y los pimientos son muy sensibles a las condiciones climatológicas en Polonia, a veces bastan unos días de calor sin riego, o por el contrario, se echan a perder las cosechas. Además, recuerde recoger regularmente vegetales maduros. De lo contrario, pueden ser atacados rápidamente por plagas, podredumbre o moho.

Los propios rábanos, tomates o pepinos no solo son deliciosos. Además, su cultivo da una satisfacción increíble. En las condiciones polacas, puedes cultivar muchas verduras, ¡vale la pena saber cómo hacerlo correctamente! Recuerda no cometer los errores más comunes. Gracias a esto, disfrutarás de los cultivos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.