Jacarandá, palisandro, tarco Jacaranda mimosifolia


Jacaranda mimosifolia - Jacarandá, palisandro, tarco

El Jacarandá es uno de los árboles más hermosos que podemos encontrar en todo el mundo, a continuación te damos algunos interesantes consejos que te permitirán sacar todo el provecho de esta hermosa especie.

Nombre común de Jacaranda mimosifolia:

Jacarandá, palisandro, tarco

Nombre científico de Jacarandá, palisandro, tarco:

Jacaranda mimosifolia

Familia:

Bignoniaceae

Origen:

Sudamérica (Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay)

Descripción y Características:

El Jacarandá es un árbol caducifolio de hasta 8 m de alto, de flores color azul o lila, se agrupan en racimos en los extremos de las ramas; la floración ocurre en primavera, y puede haber una segunda a principios de otoño; florece abundantemente en exposición soleada. Sus frutos son cápsulas leñosas con semillas aladas.

Lo primero que debes tener en cuenta es que el jacarandá se caracteriza por tener un crecimiento muy rápido, que lo lleva a alcanzar proporciones muy grandes, y particularmente nosotros lo recomendamos sólo para los jardines amplios, o los parques de las casas en los cuales no existe riesgo de que sus dimensiones finales terminen afectando al ecosistema que lo rodea.

El jacarandá si está bien cuidado logrará que todo tu jardín se tiña con sus hermosos colores celeste y violeta, al mismo tiempo que si bien se trata de una especie que puede soportar directamente la llegada de los rayos solares por buena parte del día, no es demasiado resistente a la sombra, así que debes ubicarla donde el sol le llegue durante la mayor cantidad de horas posibles.

Cuidados de Jacarandá, palisandro, tarco (Jacaranda mimosifolia):

Árbol poco exigente y de crecimiento relativamente rápido. Requiere suelos fértiles, profundos y de textura arcillosa a arenosa. Se desarrolla en sitios soleados pero no tolera bajas temperaturas. Se multiplica por semilla.

En el caso del jacarandá nos encontramos con que el riego también es muy importante, y al respecto debes considerar que hay que darle agua al menos cada quince días. Si bien es cierto que se trata de una especie que puede sobrellevar sequías breves, la verdad es que siempre hay que regarlo, sobre todo en verano, cuando la cantidad de precipitaciones suele disminuir.

Finalmente, también tienes que tener un ojo encima de este árbol por causa de la poda, y al respecto nuestra recomendación es que lo podes especialmente en los primeros años de vida. De esa forma, podrás darle las dimensiones que desees, y lograrás que con el paso del tiempo mantenga una forma ordenada y elegante.

Usos:

Por su espectacular floración es muy utilizada como árbol ornamental en parques y calles.

Plagas y Enfermedades

Se conoce que los pulgones atacan a esta planta.

Reproducción:

Para multiplicarla, se siembra por semillas directamente al suelo, preferiblemente en otoño o primavera. Germina fácilmente en sustrato poroso, a la media sombra.

También se pueden usar los esquejes de leño no muy maduro. El proceso será muy sencillo, siempre que se cuiden y respeten las temperaturas para la siembra directa, que debe ser entre 20 y 30 ºC.




Video sobre Jacaranda mimosifolia:



Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *