Cultivo de bambú en el hogar y el jardín

Cultivo de bambú en el hogar y el jardín

El bambú como planta de interior es perfecto para oficinas y viviendas. Tiene un porte suelto, por lo que queda genial cuando hay varias plantas en una maceta. El bambú común, cuando se coloca en el lugar correcto, crece rápidamente y se convierte en una decoración expresiva del entorno.

Bambú – características

Originario del sudeste asiático, el bambú ordinario (Bambusa vulgaris) pertenece a la familia de las gramíneas (en latín Poaceae). El brote principal de la planta consta de entrenudos vacíos y nudos gruesos en forma de anillo que los cruzan. Lo que distingue al bambú de otros representantes de las hierbas es el hecho de que sus brotes se vuelven leñosos y se vuelven amarillos al mismo tiempo. Crece hasta un máximo de 2 m de altura. Cuando termina la etapa de crecimiento, de los nudos engrosados emergen ramitas delgadas, de las cuales crecen hojas estrechas y largas.

Bambú – propiedades

Como hierba que existe en el mundo desde hace más de tres mil años, el bambú es una de las plantas apreciadas y populares debido al contenido de más de 520 sustancias activas. Contiene, entre otros, ingredientes como:

  • proteínas
  • grasas
  • fructosa
  • silicio
  • calcio
  • potasio
  • planchar
  • sodio
  • aminoácidos

El consumo de bambú ayuda a limpiar el cuerpo y estimula la formación de colágeno. Este ingrediente apoya la piel, las uñas, el cabello y la piel y es un ingrediente valioso en los cosméticos para el cuidado de la piel.

Bambú – sustrato y posición

El suelo para el bambú de cosecha propia puede ser universal, pero debes agregarle arcilla. También debe recordar colocar una capa gruesa de drenaje en el fondo de la maceta para proteger las raíces de bambú de las inundaciones. Puede usar, por ejemplo, grava o arcilla expandida para este propósito. Vuelva a plantar bambú cada primavera para proporcionarle un espacio óptimo para el desarrollo y el crecimiento adecuado. Cada bote subsiguiente solo debe ser un poco más grande que el anterior. Un recipiente demasiado grande no favorece el correcto desarrollo de la planta.

El puesto de bambú común debe estar soleado. Entonces, la mejor manera de hacerlo es colocarlo en el lado sur u oeste, justo en el alféizar de la ventana o cerca de la ventana. Cuanta más luz, más hojas desarrollará. Además de mucha luz, dale una temperatura alta que no baje de los 20°C.

Cultivar esta hierba usted mismo es extremadamente difícil, pero vale la pena saber que solo es posible dividiéndola. El bambú no se puede propagar por semillas.

Bambú – cuidado

Cada planta de interior necesita un cuidado adecuado para que pueda disfrutar de la vista el mayor tiempo posible. Puedes cultivar bambú en una maceta durante varios años si lo cuidas adecuadamente. Hay al menos cuatro áreas con las que debe lidiar en este caso. A continuación, se hace una breve descripción de cada uno de ellos.

Irrigación del sustrato: es esencial regar el bambú. Generoso, regular y, al mismo tiempo, con bastante frecuencia, se llevará a cabo correctamente. Durante la temporada de invierno, el bambú se puede almacenar en una habitación con una temperatura mínima de 5 °C, lo que le permite ralentizar sus procesos de vida manteniendo el potencial para un mayor desarrollo. Cuando la planta se coloque en un sótano o jardín de invierno en invierno, riégala solo ocasionalmente.

Aspersión de bambú: en el caso de esta hierba, es importante rociar las hojas con regularidad y bastante abundantemente. Esto sirve no solo para aumentar la humedad, que le gusta mucho al bambú. También permite eliminar el polvo de la planta que, al acumularse en su superficie, puede interrumpir su correcto crecimiento.

Fertilización: si desea que las hojas tengan un hermoso color y que toda la planta esté saludable, asegúrese de fertilizar el bambú con regularidad. Elige un fertilizante líquido y mineral. De esta forma, añádelo al agua con la que riegas el bambú una vez cada tres semanas, no con menos frecuencia. Haz esto durante la temporada de crecimiento y dale un descanso a la planta en invierno.

Poda: es muy importante recortar el bambú en el cuidado. Retire las hojas amarillas secas con un instrumento afilado, como una podadora o un cuchillo. Se hace a unos 2-3 cm de la base de la hoja. La poda también debe aplicarse a los brotes demasiado grandes que sobresalen demasiado y, como resultado, no comienzan el proceso de brotar ramas laterales delgadas con hojas.

Bambú – enfermedades

La buena noticia es que las enfermedades del bambú son raras, sin embargo, hay algunas a las que vale la pena prestar especial atención. En los últimos años ha aparecido la llamada roya del grano, que se caracteriza por extensas manchas amarillas en la parte superior de las hojas. La enfermedad se combate con productos químicos dedicados.

El segundo problema ocurre cuando se vierte bambú sobre él y sus raíces están en el agua por mucho tiempo. En este caso, la planta puede pudrirse. Si sospechas que esto ha sucedido, retira la planta de la maceta lo antes posible. Si la tierra está muy húmeda y huele a humedad, retira el exceso de tierra de las raíces, dejando solo lo suficiente para cubrirlas un poco. Deje el bambú en esta condición por un día o dos. El suelo se secará y podrás plantar bambú en uno nuevo, colocado sobre una capa de drenaje grueso.

La única amenaza real para el bambú en maceta son los ácaros, que se producen cuando la humedad del aire es demasiado baja y la propia planta muestra síntomas de sequedad. Pequeñas telarañas características e incluso representantes más pequeños de los arácnidos se acumulan especialmente en la base de las hojas y en la parte inferior. Provocan rizado y amarillamiento de las hojas, que deben eliminarse de inmediato y lo antes posible. Si nota ácaros en su planta, comience a trabajar rápidamente. Una de las formas más efectivas de combatir la plaga es utilizar una solución de agua y jabón gris sobre las hojas de bambú, que se aplica en forma de espray. La planta debe rociarse, especialmente desde la parte inferior de las hojas, durante aproximadamente una semana. En la práctica, el procedimiento se realiza cada dos o tres días, tres veces en total. Pasado este tiempo, no debe quedar rastro de la araña roja.

La base del cuidado adecuado del bambú es la observación atenta y la reacción rápida ante cualquier síntoma perturbador.

Datos curiosos sobre el bambú

Por último, un poco más de información sobre el bambú común que te puede interesar:

  • antes de que los brotes de bambú se vuelvan leñosos, se pueden hervir y su sabor interesante te recordará a los espárragos
  • el agua para rociar las hojas debe ser blanda
  • en condiciones naturales, el bambú puede alcanzar varios metros de altura
  • las hojas permanecen en los brotes hasta por dos años
  • en su entorno, después de varias décadas de vida, el bambú florece y da frutos, después de lo cual muere
  • hay alrededor de 50 géneros y más de 600 especies de esta planta
  • se usa para crear telas
  • es inodoro

El bambú ordinario es una planta única que debe cuidarse adecuadamente para que le devuelva una apariencia hermosa y una larga vida. ¡Descubre su encanto!


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.