10 consejos para cuidar el bambú de la suerte



10 consejos para cuidar el bambú de la suerte -

Consejos para cuidar el bambú de la suerte. Es una de las plantas decorativas de interior con mayor demanda debido a su particular forma: ondulada, rizada o con varios tallos que se entrelazan entre sí como si fuera una trenza. No es propiamente un bambú, pero si tienen suerte todos aquellos que eligen tenerla en el interior de sus viviendas, porque son muy fáciles de cultivar y cuidar.

El bambú de la suerte (nombre científico: Dracaena sanderiana) muy resistente, pero no  por ello debes dejar de proporcionarle algunos cuidados básicos. Aquí te ofrecemos diez recomendaciones fáciles de seguir:

  1. Fíjate que tu planta esté sana. Como se encuentran en forma de tallo, observa que este sea firme, las raíces deben ser blancas y las hojas verdes y brillantes. Estas características son señales de que el bambú de la suerte goza de buena salud.
  2. Asegúrate que no tenga un olor amargo. Recuerda que el bambú de la suerte no tiene una fragancia como las flores, pero si no la riegas adecuadamente, pueden desarrollar bacterias y oler mal. Muchas de estas plantas se cultivan solo en agua (método hidropónico) con pequeñas piedras para mantener los tallos en su lugar. Pero también pueden plantearse en tierra, si es así observa que el recipiente al menos esté lleno de agua a la mitad o que la tierra esté húmeda, pero no empapada.
  3. Elige un recipiente adecuado; en cuanto al tamaño, por ejemplo, debe ser unos 5 cm más grande en diámetro que la planta; y sobre el material dependerá como deseas plantarlo. Si solo usas agua, lo mejor es un recipiente transparente que te muestre la planta y las piedritas, cuidando de mantenerlo fuera de la luz solar directa para evitar el crecimiento de algas. Pero si plantas el bambú de la suerte con tierra puedes elegir un recipiente de cerámica con un agujero de drenaje.
  4. En ocasiones los bordes de las hojas se vuelven amarillas debido a que, no está recibiendo suficiente agua, tiene demasiada tierra o fertilizante, o porque recibe luz solar directa. Si se presenta este problema, retira las partes amarillentas utilizando tijeras para podar o cualquier otra tijera, pero afiladas humedecidas con alcohol isopropílico o vinagre; luego corta la parte afectada siguiendo la forma natural de la hoja. En caso de que la hoja este totalmente amarilla, entonces debes quitar la toda la hoja tirando de ella hacia abajo desde su base, que se encuentra cerca del tallo.
  5. Si decides mantener tu bambú de la suerte o lucky bamboo en agua, no tendrás problemas con el riego ya que las raíces aguantan perfectamente en el agua. Pero si decides cultivarla en tierra, debes tener cuidado de no encharcar el sustrato porque podrías dañar seriamente la planta. En cualquier caso el riego debe ser moderado y solo debe hacerlo cuando observes que la tierra este totalmente seca.
  6. Debes tener cuidado de plantar tu bambú de la suerte correctamente. Primero, lava el tallo junto con las raíces. Coloca dentro del recipiente pequeñas piedras hasta unos cinco centímetros de profundidad, luego introduce el tallo y fíjalo en las piedras de apoyo y agrega agua hasta unos tres centímetros de profundidad. Puedes plantar varios tallos en un mismo  recipiente. Es recomendable que uses agua destilada, pero si prefieres usar agua corriente, déjala reposar un día, por lo menos, así eliminarás los minerales como flúor o cloro que pueden terminar dañando al bambú de la suerte. Cuando cambies el agua, verifica el estado de las raíces de la planta y corta cualquiera que veas que está empezando a decaer. Lava el recipiente y las piedras también, mantén el mismo nivel de agua cada vez que lo llenes.
  7. Cuando quieras trasplantar el bambú de la suerte, simplemente coge un corte que tenga al menos una hoja y colócala en una taza de agua (de preferencia destilada). Mientras esperas que aparezcan las nuevas raíces (tomará algunas semanas) cuida de cambiar frecuentemente el agua para mantenerla limpia. Una vez que aparecen las raíces y se ven saludables, colócala en el recipiente con los tallos de otras plantas.
  8. Si el tallo se vuelve demasiado blando o se pone de color marrón, puede ser síntoma de que se está pudriendo; en tal caso es necesario que lo cambies de recipiente y pongas agua limpia. Luego, corta la parte del tallo que esté dañada y salva la otra parte de la planta.
  9. Cuida el nivel de temperatura para que tenga un buen desarrollo. Es una planta que se  adapta bien en zonas donde el calor llegas hasta 20 grados, y tolera sin problemas temperaturas inferiores a los 20 grados.
  10. Utiliza un fertilizante ligero para acelerar el crecimiento, pero debes hacerlo de forma moderada; el exceso es tan dañino como no usarlo. Esta recomendación es muy importante sobre todo en plantas, como el bambú de la suerte, colocadas en recipientes debido a que el fertilizante no se diluirá con la lluvia y no podrá fluir como lo haría en el caso de que estuviera en el suelo.





Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *