¿Cuándo plantar y cómo cultivar fresias en el jardín?

Cuándo plantar y cómo cultivar fresias en el jardín

La fresia de jardín es una de las plantas más queridas, que impresiona no solo con hermosas flores, sino también con un aroma deslumbrante. Aunque su cultivo es exigente, existen muchos amantes de esta especie. ¿Cómo cultivar una fresia de jardín para que florezca? Aquí te lo contamos:

Fresia de jardín – características

Las fresias (del latín Freesia) proceden de África, concretamente del Cabo de Buena Esperanza, y es allí donde crecen de forma silvestre. Sin embargo, en otros países, incluida Polonia, son plantas muy populares. No solo se plantan en jardines o parques, sino que se utilizan principalmente en ramos y jarrones. Las fresias fueron traídas a Europa en el siglo XVIII.

La fresia de jardín (del latín Freesia hybrida) es un híbrido que se adapta al cultivo en el jardín. Pertenece a la familia de los iris. La planta se cultiva a partir de bulbos (tubérculos) que pasan el invierno en el interior. Al aire libre, la planta solo crece en los meses más cálidos, ya que no puede sobrevivir a los inviernos fríos. La fresia de jardín se ve hermosa en el césped, la cama, la cerca o la casa. Si plantas muchos especímenes uno al lado del otro, obtendrás una alfombra floral que brillará con diferentes colores.

¿Cómo es la fresia de jardín?

La fresia de jardín crece hasta unos 45-50 cm de altura. Tiene un tallo delgado y hojas grandes, de color verde claro, delgadas y largas (hasta aprox. 16 cm). La mayor decoración de la fresia de jardín son sus flores, que están dispuestas en forma de espiga o racimo. Crecen en la parte superior del tallo a un lado. Tienen forma de campanas o embudos.

Las flores de fresia vienen en muchos colores diferentes, principalmente blanco, rosa, rojo, amarillo, morado, lila y morado. También huelen hermoso: el aroma se extiende en el jardín durante mucho tiempo.

Fresia de jardín – plantación

Puedes comprar tubérculos, también conocidos como bulbos de fresia en una tienda de jardinería. Si sus flores crecieron la temporada pasada, es posible que esté manteniendo los bulbos en las condiciones adecuadas. La fresia generalmente se planta en abril o mayo, después de la última helada. Esto es importante porque la planta no puede soportar temperaturas bajo cero y es posible que no florezca cuando se congela.

Si la fresia se ha plantado correctamente, cuando tiene las condiciones adecuadas y no ha habido heladas, florecerá al cabo de unos meses. Las flores suelen aparecer en verano, es decir, en julio y agosto. Cuando termina la floración y la temporada de crecimiento, se deben desenterrar los tubérculos. Lo mejor es hacerlo a finales de septiembre.

Basta con sacar los tubérculos, limpiarlos suave y suavemente del suelo y secarlos. Primero, guárdalas a 17-20 ° C. Una vez que estén secas, muévelas a un lugar más fresco. Sin embargo, debe estar aireado para que los bulbos no se enmohezcan. Los tubérculos preparados de esta manera serán aptos para volver a plantarlos en el suelo la próxima primavera.

¿Cómo plantar una fresia de jardín paso a paso?

Prepara un sustrato adecuado para tus plantas. Luego cava hoyos de aproximadamente 3-5 cm de profundidad y coloca los tubérculos allí. Recuerda dejar una distancia de aproximadamente 10 cm entre las flores individuales.

También vale la pena sazonar los tubérculos para hacerlos más resistentes a las enfermedades. El método más utilizado es el vendaje húmedo, que consiste en remojar en un preparado contra hongos, virus y bacterias.

Antes de plantar un tubérculo, siempre recuerde inspeccionarlo cuidadosamente para detectar posibles signos de enfermedad (por ejemplo, manchas, moho, podredumbre) y plagas. Esto reducirá el riesgo de que el suelo se contamine. 

La fresia de jardín crece rápidamente. Si alcanza varias decenas de cm, vale la pena apoyarlo con una estaca. Gracias a esto, no se caerá y no se dañará.

Fresia de jardín – posición

La fresia de jardín es una planta bastante exigente. La posición debe ser soleada para que las flores puedan desarrollarse maravillosamente. El lugar también debe ser relativamente cálido. Además, tenga cuidado de estar protegido de los fuertes vientos. Rebajas en casa o céspedes, así como alrededor de la cerca, funcionarán bien. Una posición soleada pero protegida es el mejor lugar para florecer. No plante fresia de jardín en un área oscura y húmeda.

La fresia a menudo se planta en una maceta. En los meses cálidos, se puede colocar en un balcón o terraza, pero también es adecuada para crecer en el alféizar de una ventana luminosa.

Fresia de jardín – suelo

El suelo para la fresia del jardín debe ser muy fértil y rico en nutrientes. Lo mejor es elegir una mezcla de arcilla y arena que garantice una permeabilidad adecuada. Además, cuida la reacción, que debe ser neutra o ligeramente alcalina, nunca ácida.

Riego y fertilización

La fresia de jardín debe tener un sustrato constantemente húmedo. Por lo tanto, requiere riego regular, en días cálidos y secos, incluso todos los días. Riegue el sustrato alrededor de la planta suavemente para no desbordarlo. El agua estancada promueve la pudrición de la raíz y la aparición de moho. 

En los días calurosos, también vale la pena rociar las flores y las hojas con agua para humedecerlas aún más. Sin embargo, asegúrese de no hacerlo bajo la luz solar directa, ya que podría quemar los delicados pétalos.

A la fresia le encanta que la alimenten, por lo que es necesaria la fertilización. Gracias a él, aparecerán flores más desarrolladas en la cama o el césped. Use fertilizante regularmente. Comience tan pronto como note el crecimiento de las primeras hojas verdes. Durante los próximos 2 meses, es mejor usar un fertilizante multicomponente para flores en flor. 

Fresia de jardín – enfermedades

La fresia puede enfermar principalmente de enfermedades fúngicas, que se ven favorecidas por un ambiente demasiado húmedo y de temperatura elevada. La forma más común de gangrena es la gangrena vascular, que provoca la pudrición de tubérculos y raíces, así como el marchitamiento de las hojas. Poco a poco, toda la planta comienza a morir. Otra infección es el moho gris: entonces notará una capa gris y esponjosa en todas las partes de la planta.

Para proteger la fresia de las enfermedades, es bueno no solo ver los tubérculos y tratarlos. Otro método que se usa con frecuencia es plantar los bulbos en diferentes lugares, no en el mismo lugar todos los años. La fertilización regular también ayuda a proteger las flores del ataque de plagas y patógenos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.