Baobab: El árbol de la vida africano

Baobab: El árbol de la vida africano -

El gigantesco baobab, símbolo de la vida en las llanuras africanas, pertenece al género Adansonia, un grupo de árboles compuesto por 9 especies diferentes. Sólo 2 especies, Adansonia digitata y Adansionia kilima, son nativas del continente africano, mientras que 6 de sus parientes se encuentran en Madagascar y una en Australia.

El baobab es el gigante de la sabana africana, un inmenso árbol carnoso que se cierne sobre el matorral de Acacia agitando sus ramas, similares a las de la Medusa, sobre un cuerpo bulboso.

Puede que no sea tan alto como la secuoya de la costa, pero su enorme volumen lo convierte en un fuerte competidor para el árbol más grande del mundo. La Adansonia digitata puede alcanzar hasta los 25 metros de altura y los 14 metros de diámetro.

Los baobabs son conocidos como árboles al revés, por el aspecto de sus ramas enredadas. Se encuentran en todo áfrica, aunque su área de distribución está limitada por su preferencia por los climas más secos y menos tropicales. También se han introducido en el extranjero, y ahora se pueden encontrar en países como India, China y Omán. Los baobabs pueden vivir más de 1.500 años de edad.

El baobab de Sunland

Se cree que el baobab (Adansonia digitata) más ancho que existe es el de Sunland, situado en Modjadjiskloof, provincia de Limpopo. Este impresionante ejemplar tiene una altura de 19 metros y un diámetro de 10,6 metros. En su punto más ancho, el tronco del Sunland Baobab tiene una circunferencia de 33,4 m.

¿Por qué se le conoce como el árbol de la vida?

El Baobab tiene muchas propiedades útiles, lo que explica que se le conozca como el Árbol de la Vida. Se comporta como una suculenta gigante y hasta el 80% del tronco es agua. Los bosquimanos solían confiar en estos árboles como una valiosa fuente de agua cuando las lluvias fallaban y los ríos se secaban. Un solo árbol puede contener hasta 4.500 litros, mientras que el centro hueco de un árbol viejo también puede proporcionar un valioso refugio.

La corteza y la pulpa son suaves, fibrosas y resistentes al fuego, y pueden utilizarse para tejer cuerdas y telas. Los productos del baobab también se utilizan para fabricar jabón, goma y pegamento; mientras que la corteza y las hojas se emplean en la medicina tradicional. El baobab también es un elemento que da vida a la fauna africana, creando a menudo su propio ecosistema. Proporciona alimento y refugio a un sinfín de especies, desde el más pequeño insecto hasta el poderoso elefante africano.

El fruto del baobab es un superalimento

La fruta del baobab se parece a una calabaza oblonga cubierta de terciopelo y está llena de grandes semillas negras rodeadas de una pulpa ácida y ligeramente pulverizada. Los nativos africanos suelen referirse al baobab como el árbol del pan de los monos, y conocen los beneficios para la salud de su fruto y sus hojas desde hace siglos. Las hojas jóvenes pueden cocinarse y comerse como una alternativa a las espinacas, mientras que la pulpa del fruto suele remojarse y luego mezclarse en una bebida.

Recientemente, el mundo occidental ha aclamado al baobab como la mejor superfruta, gracias a sus altos niveles de calcio, hierro, potasio y vitamina C. Algunos informes afirman que la pulpa de la fruta tiene casi 10 veces la cantidad de vitamina C que una porción equivalente de naranjas frescas. Tiene un 50% más de calcio que las espinacas, y se recomienda para la elasticidad de la piel, la pérdida de peso y la mejora de la salud cardiovascular.

Algunas leyendas e historias sobre el baobab

  • Hay muchas historias en torno al baobab. A lo largo del río Zambeze en áfrica, muchas tribus creen que el baobab crecía en posición vertical, pero se consideraba mucho mejor que los árboles menores que lo rodeaban, y finalmente los dioses decidieron darle una lección al baobab. Lo arrancaron y lo plantaron al revés, para que dejara de presumir y le enseñara humildad.
  • En otras zonas, algunos árboles tienen historias relacionadas con ellos. El Parque Nacional de Kafue, en Zambia, alberga un ejemplar especialmente grande, que los lugareños conocen como Kondanamwali (el árbol que come doncellas). Según la leyenda, el árbol se enamoró de cuatro muchachas de la zona, que lo rechazaron y buscaron maridos humanos. En venganza, el árbol atrajo a las doncellas a su interior y las mantuvo allí para siempre.
  • En otros lugares, se cree que lavar a un joven en un árbol donde se empapa la corteza del baobab le ayudará a crecer fuerte y alto; mientras que otros mantienen la tradición de que las mujeres que viven en una zona de baobabs son probablemente más fértiles que las que viven en una zona sin baobabs. En muchos lugares, los resistentes árboles gigantes son reconocidos como símbolo de comunidad y lugar de reunión.
  • La Orden del Baobab es un honor nacional civil sudafricano, instituido en 2002. El presidente sudafricano la concede anualmente a ciudadanos que se han distinguido por sus servicios en los ámbitos de la empresa y la economía, la ciencia, la medicina y la innovación tecnológica, o el servicio a la comunidad. Su nombre se debe a la resistencia del baobab y a su importancia cultural y medioambiental.



Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 5 abril, 2021

Compartir este artículo en las redes sociales



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *