¿Por qué no florece la Santa Rita o Buganvilia?



¿Por qué no florece la Santa Rita o Buganvilia? -

Por qué no florece la Santa Rita o buganvilla. Si tu buganvilla o Santa Rita no florece tanto como te gustaría, aquí te doy algunos consejos prácticos para que encuentres la mejor solución para tu problema.

Por qué no florece la Santa Rita o Buganvilia. Uno de los motivos puedes ser la falta de luz directa, son plantas originarias de zonas tropicales que requieren de temperaturas altas para florecer adecuadamente. Esta puede ser una de las causales para que sus flores tubulares de diferentes tonalidades no muestren su vistosidad característica, pero existen otras causas que veremos seguidamente.

A continuación te explicamos algunos de los principales motivos por los que no florece la Santa Rita:

Insuficiencia de nutrientes

La buganvilla también conocida como Santa Rita es una enredadera leñosa y vigorosa que demanda  una buena cantidad de fuerza y energía para su floración y no puede depender únicamente de la fotosíntesis, incluso si se encuentra en una buena ubicación, la planta necesita un buen fertilizante durante su crecimiento.

Si la cultivas en interiores aliméntala dos veces al año: en primavera, cuando observes un nuevo crecimiento, y en verano. Si lo haces en exteriores y florecen durante todo el año, alimenta la planta regularmente a lo largo de ese tiempo, con un fertilizante que contenga nitrógeno, fósforo y potasio, y en la proporción señalada por el fabricante para evitar la fertilización excesiva con nitrógeno.

Pero así como la insuficiencia es un factor negativo, la sobrefertilización también lo es, elige un fertilizante que sea bajo en nitrógeno, porque este mineral favorece el crecimiento de brotes y hojas e impide la floración.

Ubicación incorrecta

La ubicación incorrecta también juega en contra de una buena floración. Son plantas que demandan mucha luz, por tanto, debes orientarlas de tal manera que tengan un buen baño de sol. Su carencia provoca no solo falta de inflorescencia, sino también caída de hojas. Pero no debes confundir luz con calor. Si el verano es tórrido se secarán las brácteas. Las buganvillas toleran muy bien temperaturas comprendidas entre 23°C y 35ºC durante el día y 18ºC por la noche; pero es sensible a las heladas. Temperaturas cercanas al cero le son perjudiciales.

Una buena ubicación también ayuda a proteger a las buganvillas de los vientos fuertes que pueden golpear las enredaderas leñosas, raspando la corteza y las espinas afiladas  dañando los tallos. Si esto ocurre, las enredaderas toman su tiempo en recuperarse impidiendo de este modo la inflorescencia hasta que se recuperen.

Exceso de agua

La Buganvilla no necesita de mucha humedad. Por ello, no es necesario pulverizar las hojas ni mantener ambientes que sean muy húmedos de forma artificial. Con la humedad ambiental natural tendrá suficiente. Si lo mantenemos en lugares demasiado húmedos, podría aumentar de forma exagerada el tamaño de sus hojas y reducir su floración. También puede perder flores.

Cuando la riegues, empieza por la base para evitar que las flores se mojen innecesariamente, de lo contrario se caerán. Si colocas la planta en la maceta, la rellenarás de una capa de piedras y otra de grava para facilita el drenaje cuando la riegues.

El riego no debe ser frecuente como en otras plantas, porque perderá hojas con facilidad. En temporada de invierno tienes que hacerlo más espaciado aún, pero sin llegar a que la planta se seque del todo. Cuando florece y se encuentra en la época de crecimiento, deja de regarla durante una semana para favorecer el desarrollo de los brotes florales.

Poda incorrecta

La buganvilla produce sus flores solo en los brotes jóvenes, de ahí la importancia de una poda regular, la cual preferiblemente debes hacerla a principios de primavera. Si cortas demasiado tarde, la fotosíntesis se verá obstaculizada y la flor puede fallar. La planta se debe cortar de nuevo a la mitad de su tamaño para estimular la formación de más flores nuevas y posteriores brotes jóvenes de apoyo para evitar la inflorescencia seca.

La poda drástica es mejor hacerla a finales de invierno cuando comienzan a llegar las temperaturas más agradables. La buganvilla aguanta bien la poda de ramas en cualquier época del año. Sin embargo, la más adecuada es la que se realiza después de su floración; es decir entre la primavera y el final del verano.

Si podas ocasionalmente los tallos viejos, leñosos, promoverás un nuevo crecimiento y estarás logrando que la luz del sol alcance al interior de la planta. Así los tallos nuevos florecerán más profusamente que los viejos y con ello estarás contribuyendo también a combatir posibles enfermedades.




Video sobre ¿Por qué no florece la Santa Rita o Buganvilia?:



Compartir este artículo en las redes sociales



Referencias y fuentes bibliográficas:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *