Cuál es el significado espiritual del lirio caminante

significado espiritual del lirio caminante

El lirio caminante es una planta tropical de la familia iridáceas recibe su nombre de su inusual forma de propagación.

¿Cuál es el significado espiritual del lirio caminante?

El lirio caminante simboliza la evolución personal. Está relacionado con los periodos de transición de la vida de las personas. También expresa deseos de superación en momentos de pérdida y duelo. Puede ayudarte a liberar emociones negativas, proporcionándote una sensación de calma y equilibrio emocional.

¿En qué parte de la casa se debe colocar el lirio caminante?

Debe ser colocado en dirección Norte, para potenciar el crecimiento personal y la energía del elemento agua, porque el Norte representa el agua en el Feng Shui tradicional. Así, lirio caminante puede beneficiar a su entorno creando un ambiente equilibrado y enriquecedor.

¿Con qué otro nombre se le conoce al lirio caminante?

El lirio caminante, es también conocido como falsa orquídea e iris caminante.

¿Por qué se llama lirio caminante?

Porque en la punta de la inflorescencia surge una plántula que después de crecer se comba hasta caer al suelo donde puede enraizar y extenderse, dando la impresión que camina.

¿Cómo crecen?

Crece en un abanico de hojas largas con tiras, lo que la convierte en una planta elegante incluso cuando no está en flor. Sus flores azules y blancas aparecen todos los años y son deliciosamente fragantes. Tres pétalos grandes se sostienen horizontalmente, mientras que tres pétalos pequeños contrastantes se rizan.

¿Hasta qué altura crecen?

Son plantas rizomatosas herbáceas perennes que apenas superan los 70 cm de altura. Sus hojas tienen forma de espada, recuerdan a los Iris (lirios) y son de color verde oscuro.

¿Cómo cultivar el lirio caminante?

Es una planta que prospera bien en una exposición de sombra y de semisombra y en climas cálidos y húmedos.

Prefieren un suelo arenoso que contenga bastante turba y un poco de materia orgánica.

Requieren un riego regular, sin encharcar, para que la tierra nunca llegue a secarse por completo. Es importante que la humedad ambiental sea alta para lo cual se colocará un plato con guijarros húmedos bajo la maceta, especialmente en interiores.

Se necesita abonar la tierra con compost a finales del invierno y con un fertilizante mineral de liberación lenta a principios de la primavera.

Son bastante resistentes a plagas y enfermedades, aunque en ocasiones sus hojas pueden ser devoradas por caracoles y babosa.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *