Ahorra dinero gracias a estos 10 fantásticos consejos de jardinería



Ahorra dinero gracias a estos 10 fantásticos consejos de jardinería -

«Ahorrar no es sólo guardar, sino saber gastar», dice un viejo refrán y este es precisamente uno de los aspectos que debes tener en cuenta si decides instalar un jardín en tu casa: saber gastar. Un jardín casero promedio no es oneroso, pero a nadie le cae mal saber cómo evitar un gasto innecesario. Por ello, aquí te mostramos diez fantásticos consejos de jardinería para multiplicar tus plantas las veces que desees y así poder ahorrar dinero.

«Ahorrar no es sólo guardar, sino saber gastar», dice un viejo refrán y este es precisamente uno de los aspectos que debes tener en cuenta si decides instalar un jardín en tu casa: saber gastar. Un jardín casero promedio no es oneroso, pero a nadie le cae mal saber cómo evitar un gasto innecesario. Por ello, aquí te mostramos diez fantásticos consejos de jardinería para multiplicar tus plantas las veces que desees y así poder ahorrar dinero.

Selección de las plantas

Antes que nada debes seleccionar plantas que crecen en el medio donde te encuentras, de esta manera empezarás a ahorrar desde un inicio, porque reducirás los gastos a la hora de regar y cuidar las plantas en la temporada invernal, en primer lugar; y segundo, las especies del lugar resisten mejor la sequía, dado que desarrollan raíces más profundas.

División de las plantas

Una vez seleccionada la planta que deseas trasplantar procede a separar la mata que ha crecido excesivamente. Para ello, realiza un agujero alrededor de la planta (calculando la profundidad de las raíces) con una pala para aflojar las raíces. Seguidamente utiliza la pala como palanca para extraer la totalidad de la mata.

Distribución de las nuevas plantas

Después de sacar la mata de la tierra, tienes que distribuirla en partes más pequeñas. Es aconsejable que cada parte tenga tres o cuatro grupos de brotes que salgan del cuello de la raíz. Y, como mínimo, debes tener un brote y una raíz por sección. En algunos casos, las plantas se acaban separando de forma natural en secciones más pequeñas pero, en otros casos, les tendrás que echar una mano. Para distribuir la mata, puedes usar la misma pala, un cuchillo aserrado o tus propias manos.

Nuevos espacios

Un tercer consejo de jardinería a tener en cuenta es cavar nuevos hoyos, con la finalidad de proporcionarle a las raíces un mayor espacio. Los nuevos hoyos deben medir el doble de ancho y de profundidad que las plantas divididas. Igualmente, en la superficie deberás dejar un espacio lo suficientemente amplio, calculando el tamaño que tendrá la planta cuando madure.

Sembrar las matas

Es recomendable volver a sembrar las nuevas matas después de haberlas extraído y separado. Así, conseguirás a reducir el riesgo de que se seque la planta y muera. Es importante sembrar las matas más pequeñas a la misma profundidad que la planta original y luego apisonar bien la tierra, pero sin que quede demasiado apretada.

Abono de las plantas

Crea tu propio abono reutilizando deshechos de tu jardín (residuos de poda, flores marchitas, frutas podridas) y residuos orgánicos provenientes de tu hogar (pero evita los restos de carne porque pueden atraer animales). El fertilizante de huesos es una excelente fuente potasio de liberación lenta ideal para este caso ya que favorece el crecimiento de las raíces. Pero debes tener cuidado con el abono de uso general (como el 10-10-10) puede dañar las raíces delicadas. Aplicar fertilizante de liberación lenta o líquido en el hoyo puede ayudar al crecimiento de las raíces.

Riego de las plantas

Una vez plantadas las matas, riega con abundante agua cada una de ellas. Sigue regándolas con frecuencia hasta que el sistema de raíces se recupere completamente. La mejor hora para realizar este trabajo es por la noche, a primera hora de la mañana o a última de la tarde, así evitarás la evaporación que se produce con el calor. También puedes aprovechar el agua de lluvia para regar, se puede hacer de una manera sencilla, a través de simples bidones.

Prevenir enfermedades

Existe un método casero eficaz, barato y no tóxico para combatir la mala hierba: El vinagre, pero debes tener cuidado en su aplicación. Si decides usar vinagre como método contra las malas hierbas, utilízalo solo para las áreas del jardín donde no crezcan otro tipo de plantas para reducir el riesgo matar otras flores.

Poda y Limpieza

Luego de la poda puedes dejar la hierba cortada en el césped. ¡No te preocupes por ella! Y no la tires a la basura, deja que se descomponga de manera natural y así le proporcionará nutrientes a la tierra. Esta es otra forma de ahorrar porque no tendrás que gastar más en fertilizantes.

Elección de materiales

Te hemos dado nueve consejos de jardinería para ahorrar dinero reproduciendo tus propias plantas, pero (siempre hay un pero) a veces lo barato puede resultar a la larga caro. Por eso, te recomiendo, si vas a construir un nuevo jardín nunca escatimes en la calidad de los materiales y, más bien trata de salvar lo más posible del anterior.

Ahorra dinero gracias a estos 10 fantásticos consejos de jardinería
5 (100%) 1 voto


Compartir este artículo en las redes sociales

Referencias y fuentes bibliográficas:


Deja un comentario