¿Por qué no florecen las hortensias?



¿Por qué no florecen las hortensias? -

Cómo hacer florecer las hortensias. Vamos a darte algunos consejos para que tus hortensias den el mayor número posible de flores y durante el mayor periodo de tiempo.

¿Por qué no florecen las hortensias? Desde muy antiguo la hortensia es cultivada como planta decorativa debido a sus grandes hojas con borde aserrado, pero sobre todo por sus racimos florales que pueden ser de color azul, blanco o rosado. En ocasiones, sin embargo, su apreciada floración no se produce. A continuación te presentamos algunos de los motivos por los cuales no florece la hortensia y qué medidas puedes adoptar para revertir esta desagradable situación.

Temperatura ideal para las hortensias

Es un factor importante que muchas veces pasa desapercibido. El invierno atenta contra los brotes de la flor antes de que estas tengan la oportunidad de florecer. Es más, incluso las corrientes muy frías que puedan presentarse en primavera de forma temporal también pueden perjudicar los brotes.

Para la formación de los racimos florales es necesario que la temperatura sea inferior a los 18ºC durante al menos 6 semanas. En general, requiere de ambiente fresco con una humedad ambiental elevada y temperaturas suaves. Es necesario proteger la planta de heladas ya que no tolera temperaturas inferiores a los 4ºC.

Cantidad adecuada de luz

Este otro factor que debes manejar de forma equilibrada, caso contrario perjudicaría la floración. Aunque esta planta requiere de mucha luz, no soporta el exceso de exposición solar. Por eso cultívala en un lugar del jardín donde solo reciba unas cuantas horas de luz del sol por la mañana. De tal forma que pasado el mediodía pueda estar bajo sombra. El exceso de luz provoca que las flores se marchiten rápidamente.

Pero la planta no florecerá si está recibiendo demasiada sombra, a veces, el entorno cercano puede crear una sombra inesperada y perenne sobre las hortensias que se están desarrollando de manera sana. El resultado de este problema serán flores pequeñas y opacas. Para evitar estos inconvenientes es importante la ubicación donde siembres la hortensia para que el factor luz no atente contra su floración. Por supuesto, igual cuidado debes tener si la cultivas en una maceta, aunque de esta forma es más fácil controlar la cantidad de luz necesaria.

Abono de las hortensias

Para poder crecer, y también florecer, las hortensias necesitan un suministro de abono constante, de lo contrario lo más probable es que no florezcan o que sus floraciones sean muy pobres a medida que pase el tiempo. Para superar este inconveniente  prepara un abono de tierra y musgo de turba mezclado en partes iguales.

La cantidad de abono debe servir para llenar la maceta, así la planta tendrá suficiente espacio para desarrollarse. A continuación retira la hortensia de su recipiente original, sujetando los tallos de la planta desde la copa. Sacúdela con cuidado para eliminar el exceso de tierra en las raíces.

Seguidamente llena la maceta hasta la mitad con la mezcla que has preparado, y coloca la planta en el centro. Cúbrela con más tierra, y presiónala suavemente con los dedos. Riega la planta con abundante agua, hasta que quede saturada la tierra. Finalmente, ubica la maceta en un lugar donde reciba luz solar, manteniendo la humedad de la tierra.

Cómo podar la hortensia

Si se realiza de forma agresiva puede convertirse en un factor que atente contra la buena floración de la hortensia. La mayoría de las plantas de esta flor pueden ser podadas inmediatamente después de la floración, alentando a las nuevas floraciones a crecer, pero es normal podar las plantas ligeramente durante el invierno.

Entonces, una poda ligera es todo lo que se necesita para que las plantas de hortensia mantengan su forma. No es recomendable usar las tijeras de podar para esta tarea, ya que algunas especies de hortensia producen flores sólo en el crecimiento del año pasado. Si eliminas todos los botones florales viejos puede evitar la floración de plantas en la próxima temporada y provocar que la planta luzca escasa y desgarbada.

Frecuencia de riego y humedad para la hortensia

Este es otro factor que necesita realizarse con equilibrio. Son plantas que requieren riego frecuente, sobre todo en verano, pero sin exagerar, de lo contrario sus hojas se volverán amarillas y se pudrirán.

¿Cómo lograr el equilibrio? Durante la temporada que haga más calor, riégala 3 o 4 veces por semana, después puedes hacerlo cada semana. Pero si se te pasó la mano con el agua, entonces retira la hortensia del recipiente envuélvela con papel de cocina por un día y luego vuelve a plantarla en su recipiente y, no la regarás hasta después de dos días.

Pero, hay otro detalle que debes tener en cuenta: la calidad del agua. Las hortensias son el tipo de plantas que necesitan que tanto la tierra como el agua sean ácidas. Un pH aceptable oscila entre los 4 y 6 puntos. Si ese no fuera el caso puede recurrir a algunas soluciones caseras para superar este inconveniente; por ejemplo, mezclar el jugo de medio limón con un litro de agua o una cucharada de vinagre en cinco litros de agua.

Si sigues estos consejos y sabrás cómo hacer florecer las hortensias en tu jardín o ambiente interior.




Video sobre ¿Por qué no florecen las hortensias?:



Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *