Formas de reproducir suculentas a partir de esquejes de hojas, tallos o ramas

reproducir suculentas esquejes

Es increíblemente fácil reproducir suculentas utilizando las plantas que tienes. Esto puede ahorrarte mucho tiempo y dinero.

Estas nuevas plantas bebé son estupendos regalos o presentes para fiestas, o simplemente para añadirlas a tu colección de plantas suculentas.

Propagar suculentas es increíblemente fácil, gratificante y, lo mejor de todo, es gratis!!

Hay tres formas sencillas de reproducir una planta suculenta en casa. Te diremos paso a paso cómo realizarlas y podrás decidir cuál es la mejor para ti y tus preciosas suculentas.

Propagación por esqueje de hoja

El corte de hojas es una de las formas más sencillas para reproducir suculentas. Si alguna vez has golpeado tu planta de jade al trasplantarla, sabrás que las hojas se desprenden con bastante facilidad. Pero ¿sabías que puedes plantarlas y hacer plantas nuevas enteras?

Paso 1

Jala suavemente de una hoja de tu suculenta con un movimiento de torsión. Tienes que coger toda la hoja, incluido el pequeño nudo donde se une al tallo (esto es muy importante). Si la hoja se parte por la mitad, no podrá echar raíces.

Una hoja perfecta tendrá forma de U en el extremo que estaba unido a la planta. Si tu hoja no es perfecta, aún puedes intentar plantarla. Nosotros hemos cultivado con éxito nuevas plantas a partir de esquejes no perfectos, pero si eliges las mejores hojas obtendrás los mejores resultados.

Paso 2

Deja que las hojas se sequen y que los extremos se empiecen a secar ligeramente.

Coloca las hojas sobre una toalla de papel u otra superficie seca durante unos días para que los extremos se sequen. Si las puntas no se secan y se cubren de costras antes de plantarlas, la hoja absorberá demasiada agua y se pudrirá en lugar de crecer.

Paso 3

Una vez que el extremo cortado esté suficientemente encallecido, puedes colocar las hojas en un lecho de tierra poco profundo. Lo mejor es utilizar una mezcla para macetas para cactus o suculentas. Este tipo de tierra no retiene la humedad y da a las plantas en desarrollo la oportunidad de reproducirse sin pudrirse.

Coloca las hojas de la suculenta en un lugar bien iluminado pero no directamente soleado. Rocía las hojas con agua unas cuantas veces a la semana, o riégalas ligeramente a nivel del suelo. Las raíces empezarán a salir del extremo calloso en pocas semanas, seguidas de jóvenes brotes suculentos.

Paso 4:

La nueva suculenta está lista para trasladarla a su propia maceta.

Retira con cuidado la hoja original cuando se haya secado y la planta bebé tenga al menos medio centímetro de altura. Entonces puedes sacar la planta bebé de la tierra y replantarla en su propia maceta. Asegúrate de no dañar demasiado las raíces.

Propagación por esquejes superior o decapitación de sucuelentas

El tallo de la mayoría de las suculentas se puede cortar, quitar las hojas y replantar la parte inferior. Las nuevas plantas crecerán en los espacios donde estaban las hojas. Los esquejes de tallo funcionan bien para las plantas que han crecido demasiado por falta de luz solar.

Paso 1

Utiliza unas tijeras muy afiladas y limpias y desinfectadas o un cuchillo para cortar el tallo principal o una rama de la planta suculenta.

Paso 2:

Quita la roseta de la parte superior del tallo (a esta operación también se le conoce como decapitación) y pon un poco de tierra para que se forme una nueva planta.

Paso 3

Retira con cuidado las hojas del tallo restante y pon el tallo sobre una toalla de papel para que se seque durante unos días. Una vez que los puntos donde estaban las hojas se hayan encallecido, planta la base del tallo en tierra para macetas y riega ligeramente.

Sigue regando cada pocos días durante varias semanas. Las plantas jóvenes empezarán a crecer en los espacios donde se eliminaron las hojas en pocas semanas.

Propagación por esqueje de rama o vástago

El último tipo de propagación de las suculentas es la propagación por ramas y vástagos.

Se puede quitar una rama de un árbol de jade o de otra suculenta de tipo arbustivo y replantarla para formar una nueva planta de jade. Esta es una gran opción si la planta original se ha dañado o roto, o simplemente ha crecido demasiado para su maceta.

Otras suculentas, como el aloe, el espino y la echeveria, producen pequeños vástagos que pueden retirarse y replantarse para formar una nueva planta.

Este tipo de propagación de suculentas es un poco más arriesgado, ya que si no se hace correctamente podría causar daños importantes a la planta original.

Paso 1

Utiliza unas tijeras o un cuchillo muy afilados y desinfectados para cortar la rama o el vástago de la planta madre.

Paso 2

Coloca la rama o el vástago directamente en la tierra de la maceta. En el caso de las ramas, retira unas cuantas hojas cerca del corte y empuja la rama hacia el interior de la tierra para que pueda sostenerse mientras echa raíces. En el caso de los vástagos, quita algunas hojas exteriores si es posible y planta la base del vástago en la tierra.

Paso 3

Riega cada vez que la tierra se seque. La nueva plantita puede permanecer en una maceta durante un año o más, ya que tardará en desarrollar las raíces.


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 4 septiembre, 2021


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *