Cómo cuidar un Anturio Mini, consejos y recomendaciones

mini anturio como cuidar

Cuidados del anturio mini. Básicamente los cuidados del anturio mini o anturio miniatura son los mismo que los ejemplares de mayor tamaño con la única diferencia que todo debe ajustarse al pequeño tamaño de estas plantas.

El anturio es una planta de interior bien conocida por sus hojas brillantes con forma de corazón vibrante que vienen en una variedad de tonos, como el blanco, el rosa, el morado y el rojo. Es una planta  ideal porque es relativamente fuerte y de bajo mantenimiento, especialmente en comparación con otras plantas de interior con colores vibrantes similares. A continuación te damos una guía de cuidados que te ayudará a entender las necesidades básicas de tu mini anturio.

Luz

Los anturios no soportan que les dé la luz directa del sol, ya que les quemará las hojas, les secará las raíces y causarán otros tipos de problemas.

El anturio requiere una luz brillante e indirecta durante la mayor parte del día; una ventana orientada al este es la mejor opción. Si observas que las hojas se vuelven marrones, se decoloran o parecen chamuscadas, debes trasladarlo a una zona con menos luz solar.

Gira tu planta de anturio a menudo para mantener su forma redonda; si no giras la planta, empezará a inclinarse hacia la fuente de luz.

Riego

El anturio mini es muy susceptible a la podredumbre de las raíces y a los problemas relacionados con la humedad. Debes tener cuidado con la frecuencia de riego para evitar el exceso de agua.

Como regla general, debes regar la planta cuando el primer centímetro de tierra esté seco. Deja que la tierra se seque entre los riegos para evitar que se pudran las raíces. Sin embargo, también debes evitar que la planta se seque demasiado y tenga sed. Si notas que las hojas de tu planta adquieren un color más claro, probablemente la planta necesite más agua.

Asegúrate de regar tu mini con menos frecuencia en invierno, ya que no necesitará tanta agua para mantener su salud.

Es posible que tengas que regar un poco más la planta durante el verano, así que vigila más durante estos meses, ya que es cuando la planta puede ser más susceptible de desarrollar problemas.

Dado que esta planta es sensible a los problemas relacionados con la humedad, debes vigilar el suelo con regularidad para detectar signos de problemas, como plagas, moho, podredumbre, etc. Puedes considerar la posibilidad de adquirir un medidor de humedad del suelo, una gran herramienta para quienes por entusiasmo tiendan a regar en exceso.

Abono y fertilización

El anturio sólo necesita ser fertilizado aproximadamente cada 2 o 3 meses. Utiliza un abono de diluido, ya que esta planta es sensible a las dosis fuertes. Busca un abono con altos niveles de fósforo, ya que esto fomentará colores vivos y un crecimiento saludable.

Si observas que tu miniplanta de anturio no crece lo suficiente, puedes considerar la posibilidad de utilizar abono dos veces al mes durante la temporada de crecimiento de verano; sin embargo, asegúrate de mantener una dosis muy suave, ya que no quieres provocar un shock en la planta.

Temperatura

El anturio prefiere las temperaturas cálidas, de unos 70 a 90 grados Fahrenheit.

Sin embargo, pueden soportar temperaturas más bajas siempre que no bajen de los 50 grados.

No coloques tu mini Anthurium cerca de un calefactor para intentar mantenerlo caliente; el calor excesivo dañará la planta.

También debes evitar colocar la planta cerca de un acondicionador de aire, ya que es probable que se enfríe demasiado para la planta y puede causar un shock o problemas similares.

Humedad

El anturio necesita una gran cantidad de humedad para crecer saludablemente, en torno al 60-80% de humedad si es posible. Puede sobrevivir a cierta sequedad, siempre que no baje del 50% de humedad.

Puedes aumentar la humedad alrededor de tu planta colocándola junto a otros planos, poniéndola en una bandeja con guijarros y agua, o manteniendo un humidificador en la habitación. También puedes considerar la posibilidad de colocar la planta en tu cuarto de baño.

Rocía las hojas de la planta una vez a la semana durante los meses de verano, ya que esto ayudará a la planta a mejorar su humedad. Asegúrate de utilizar un rociador fino para que no caiga demasiada agua sobre la planta.

Consejos adicionales para cuidar tu anturio mini

Elige una tierra que drene bien siempre que sea posible. Una mezcla mitad y mitad de tierra para macetas y tierra para orquídeas o perlita proporcionará el mejor hábitat. Utiliza una maceta con agujeros de drenaje para reducir las posibilidades de que se pudran las raíces o se forme moho.

Vigila las raíces de tu planta con frecuencia para detectar a tiempo problemas como la podredumbre de las raíces y el hacinamiento.

Las raíces del Anthurium crecen rápidamente, por lo que es posible que tengas que trasplantar tu anturio a una maceta más grande cuando haya superado la actual.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.