Cuidados de la Rosa de Siria: Hibiscus syriacus

Cuidados de la Rosa de Siria: Hibiscus syriacus

La Rosa de Siria (nombre científico Hibiscus syriacus) es un arbusto caducifolio muy hermoso, de crecimiento lento, que produce abundantes flores durante el verano cuando se cultiva en climas cálidos.

Alcanza una altura máxima de 3 metros, y es una excelente opción como arbusto ornamental de borde desde principios de la primavera hasta finales del verano.

Esto lo convierte en una excelente opción para los principiantes en jardinería. Con su exuberante aspecto tropical y las numerosas variedades de colores de sus flores, puede proporcionar una experiencia satisfactoria incluso a los jardineros menos experimentados.

Es fácil plantar arbustos de Hibiscus syriacus para crear un seto compuesto por flores de un solo color o una colección mixta de morados, azules, rosas y varios tonos de blanco.

¿Dónde la vas a plantar la rosa de Siria?

Antes de comprar un hibiscus, debes asegurarte de que tienes una ubicación ideal. La Rosa de Siria se desarrolla mejor a pleno sol; sin embargo, puede ir bien a la sombra parcial.

Debes tener mucho espacio para que este arbusto se desarrolle, porque a estas plantas les gusta extenderse. Cada una de ellas necesita al menos 1,80 m de espacio a su alrededor para permitir un amplio margen de expansión.

Prepárate para cavar un gran agujero

Además del espacio sobre el suelo, tu Hibiscus syriacus necesitará un espacio adecuado en la tierra para que las raíces se expandan. Tienes que poder cavar un agujero para cada arbusto que sea tan profundo como la maceta en la que viene la planta. También debe ser dos o tres veces más ancho que esa maceta.

Este primo tropical de los arbustos de hibisco quiere que sus pies estén en un suelo bien drenado. Cava un agujero grande y asegúrate de tener a mano mucha tierra suelta y nutritiva para rellenar el agujero.

La tierra (siempre hay que mejorar la tierra pobre) con la que rodees las raíces de tus jóvenes y hermosos arbustos debe ser una combinación de la tierra nativa que hayas retirado y un compost ligero y de calidad que nutra a tu nuevo arbusto y permita una correcta aireación de las raíces.

Cómo plantar el Hibiscus syriacus

Una vez seleccionada la ubicación y preparado el agujero, estás listo para plantar el arbusto.

Empieza por golpear suavemente los lados de la maceta en la que está plantada tu planta. Puedes golpearlo por fuera con un martillo o mazo, o puedes golpear el recipiente contra el suelo para aflojar el cepellón.

Saca el arbusto en flor de su contenedor con cuidado. Puede que tengas que hacer palanca con una pequeña paleta. No lo saques por el tronco, ya que puedes dañar las delicadas raíces de la planta

Si las raíces parecen estar anudadas y retorcidas, es que están enraizadas. Puede que tengas que recortarlas un poco para que tengan mejores posibilidades de éxito.

Coloca la planta joven en el agujero preparado y llénalo de agua. Espera a que el agua haya sido completamente absorbida por la planta y la tierra circundante antes de empezar a añadir tierra al agujero.

Utiliza la mezcla de tierra preparada para llenar el agujero por completo. Apisona la tierra suavemente, con cuidado de no compactarla. La superficie de la tierra debe ser firme pero no dura.

Vuelve a empapar tu nuevo arbusto y añade más tierra lo crees necesario para asegurarte de que las raíces están cubiertas al mismo nivel que en la maceta original.

Protege las raíces con mantillo

Añade una capa gruesa de mantillo alrededor de tu nuevo follaje. Asegúrate de que el mantillo cubre completamente el agujero que has cavado. Tal vez quieras extender la capa de mantillo un poco más para dar más protección a la tierra que rodea tu nuevo arbusto.

El mantillo mantendrá la humedad en el suelo y ayudará a proteger las raíces de la congelación durante el invierno. Deja un poco de espacio alrededor del tronco de tu nuevo arbusto para permitir una buena circulación del aire.

Cuidados del Hibiscus Syriacus

Asegúrate de revisar la tierra alrededor de tu nueva plantación varias veces a la semana al principio. Puede que tengas que regar dos o tres veces por semana al principio para mantener la tierra húmeda y dar a tu nueva planta un buen comienzo de vida.

Recuerda que tu planta necesitará un riego regular, pero ten cuidado de no excederte. Como ocurre con la mayoría de las plantas, el riego excesivo provoca la putrefacción de las raíces. Cuando tu arbusto esté establecido, un riego profundo una vez a la semana debería ser suficiente.

Un buen drenaje es esencial para el buen crecimiento de las plantas. Si ves que el agua se acumula alrededor de tu planta, puedes enmendar el suelo con musgo de turba. Esto ayudará a aligerar la tierra y contribuirá a una buena aireación.

Sigue los siguientes pasos para cultivar rosas de Siria

Trabaja el suelo ligeramente y añade una buena dosis de compost cada primavera. Debes extender la capa de compost de modo que esté a la altura de la línea de goteo de tu planta. La línea de goteo es el borde de las puntas de las ramas donde la lluvia cae sobre el suelo.

Cuando la capa de compost esté colocada, cúbrela con 5 cm de mantillo. Cubre por completo la nueva capa de compost, y recuerda tener cuidado de que el mantillo no entre en contacto con el tronco del arbusto. El mantillo ayudará a mantener la humedad en el suelo y disuadirá a las malas hierbas.

Riega los arbustos de hibisco en profundidad y semanalmente durante los meses de verano. Puedes omitirlo si tu zona ha recibido alfo de lluvia en la semana. Recuerda que es mejor dar a todos los arbustos y matas un remojo semanal profundo con un chorrito de agua en lugar de una ligera pulverización diaria. Un remojo profundo una vez a la semana favorece la floración. Una manguera de remojo o de goteo facilita el riego profundo.

Ten cuidado con la caída de los botones florales Si a tu planta se le empiezan a caer los capullos y las hojas antes de tiempo, sabrás que no estás regando correctamente. Un riego frecuente y poco profundo o un riego excesivo pueden provocar la caída de los capullos.

Comprende que las flores gastadas son diferentes a la caída de los capullos. Naturalmente, las flores empezarán a desvanecerse a medida que vayan viviendo. Asegúrate de deshojar estas flores gastadas para dejar espacio a las nuevas. La decoloración regular prolongará el tiempo de floración.

Programa tu poda de Hibiscus según tus preferencias. Si podas el Hibiscus syriacus en otoño, justo antes del invierno, y realizas una poda severa, fomentarás una mayor floración en primavera. Si prefieres muchas flores pequeñas, poda ligeramente en primavera.

Elimina las ramas muertas, rotas o dañadas. Independientemente del estilo de poda que elijas, asegúrate de eliminar las ramas no productivas. Esto permitirá la circulación del aire y permitirá que la luz del sol llegue a tu planta de manera pareja.

Cuidados de la rosa de Siria en invierno

Una vez establecidas tus plantas, puedes contar con ellas para que proporcionen un glorioso espectáculo como árbol de patio durante los meses de verano, incluso en algunas condiciones difíciles. Los rosales de Sharon son resistentes en toda la zona de rusticidad 5B a 9A del USDA. Puede tolerar tanto los inviernos fríos como las condiciones de sequía con facilidad.

Si sigues las instrucciones presentadas aquí, no deberías tener ninguna preocupación respecto a tu Hibiscus syriacus en invierno. De hecho, estas plantas resistentes suelen superar el final del invierno sin ningún cuidado especial.

Si tu zona está sometida a inviernos extremadamente duros, tal vez quieras envolver tus arbustos con arpillera cuando se prevea una helada fuerte.

Plaga que atacan al Hibiscus syriacus

El Hibiscus syriacus es generalmente resistente a las plagas, pero a veces los escarabajos japoneses pueden ser un problema. Si esto ocurre, puedes usar tierra de diatomeas natural. Esto ayudará a eliminar la infestación de escarabajos japoneses. Los pulgones también atacan a estas plantas y empiezan a chupar los jugos de la planta con sus piezas bucales perforadoras y chupadoras. Los hibiscos y los trips también pueden ser un problema frecuente.


Autor: José Delgado, Bachiller en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional Agraria la Molina (UNALM) - Lima Perú. Tengo más de 10 años de experiencia en el cultivo de plantas ornamentales de interior y exterior, jardinería y decoración de jardines. Actualizado: 5 septiembre, 2021


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *