Cuidados y cultivo del gladiolo rojo

gladiolo rojo

El gladiolo es una flor originaria de Sudáfrica y la cuenca mediterránea con mucho significado. El nombre gladiolo proviene del latín “gladius“, que significa espada. Se le dio este nombre por su tallo alargado y puntiagudo hacia la parte superior.

Los gladiolos se plantan en primavera, inmediatamente después del deshierbe y cuando el suelo se calienta, cuando su temperatura alcanza los 10-12 grados C.

Idealmente, debemos evitar plantar los bulbos en un suelo duro, frío y húmedo, porque la aparición de las plantas sería muy tardía. Para florecer y madurar los bulbos en buenas condiciones, el período de siembra es muy importante. Se establecerá de acuerdo con la precocidad de las variedades cultivadas y las condiciones edafoclimáticas de la respectiva región.

El período óptimo para plantar gladiolos es abril; para regiones cálidas, con suelos ligeros, finales de marzo y principios de abril, y para regiones más frías, con suelos pesados, finales de abril, principios de mayo (los bulbos plantados resisten una helada más ligera y corta), con el fin de obtener una floración de julio a octubre. En caso de sombra parcial, las flores serán de calidad inferior.

Cuidados de gladiolo rojo

Para tener unos hermosos gladiolos floridos, que se convertirán en las reinas de tu jardín, también debes realizar algunos de sus trabajos de mantenimiento, que te presentamos en las filas a continuación.

Eliminación de malas hierbas y arado. Estos trabajos se realizan para destruir la corteza y las malas hierbas y se pueden realizar cuando sea necesario, especialmente después de fuertes lluvias. Por lo general, se fabrican 4-5 rejas de arado, para no dañar las plantas.

Acolchado de suelo. Esta operación se realiza para mantener la humedad en el suelo, mantener la temperatura del suelo lo más constante posible, controlar las malas hierbas y cancelar el efecto destructivo de las fuertes lluvias. El acolchado se realiza cubriendo el suelo con paja, turba, paja, aserrín después del primer deshierbe o después de la aparición de las plantas.

Riego. Evidentemente, se hace siempre que sea necesario. Si el área plantada no está diseñada para riego, el riego se realiza con manguera o por aspersión.

Fertilización adicional. La operación se realiza disolviendo minerales complejos en agua o mediante su administración sólida.

Las enfermedades de los gladiolos

Generalmente son causadas por hongos, bacterias y virus, pero también pueden ser causadas por accidentes fisiológicos. Sus medios de control se basan en tratar los bulbos después de la cosecha y antes de la siembra con sustancias a base de mercurio o desinfectar el suelo con vapores y químicos.

Por otra parte, los gladiolos crecen muy altos y, por lo tanto, necesitan ayuda para no romperse durante las tormentas de verano. Para evitar daños, ata cada planta a una guarda de madera para protegerlas del viento. También debemos de eliminar las flores que se marchitan en la base.

Las variedades de cultivo que encontramos en floristerías pueden producir una media de 20 flores en cada tallo. Si deseas cortarlos y guardarlos en un jarrón, corta el tallo después de que solo la primera flor se haya abierto por completo. De esta forma, los otros cogollos florecerán en el florero, sobre todo si usas un pequeño truco y pones un poco de azúcar en el agua.

En agosto, los gladiolos de jardín también necesitan fertilizantes solubles en agua para que crezcan bulbos jóvenes en la base de las raíces y para que continúen floreciendo a principios del otoño. Al respecto, elige fertilizantes con un alto porcentaje de fosfato y nitrógeno.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *