Epipremnum aureum Potus, pothos, potos, boa


Epipremnum aureum - Potus, pothos, potos, boa

Nombre común de Epipremnum aureum:

Potus, pothos, potos, boa

Nombre científico de Potus, pothos, potos, boa:

Epipremnum aureum

Familia:

Araceae

Origen:

Originaria del sudeste de Asia y del Pací co oeste.

Descripción y Características:

Es una planta trepadora. En el ambiente natural alcanza proporciones muy enormes al trepar sobre los árboles a los que se agarra con sus raíces aéreas, llegando a alcanzar cerca de 20 m. Cuando es joven tiene hojas acorazonadas, pinnadas, de 10 o 15 cm de longitud.

Requerimientos:

Planta de interior que es susceptible al exceso de agua. Tolera el ambiente seco y le favorecen las pulverizaciones del follaje de vez en cuando. Requiere sustratos ricos en materia orgánica con alta porosidad y drenaje. La fertilización se realizará en el agua de riego con fuentes compuestas. Se multiplica por esquejes y división de matas

Plagas y Enfermedades:

Aunque las plagas no suelen ser un problema para Epipremnum, en ocasiones aparecen orugas o lombrices, que causarán agujeros en la superficie de las hojas, cochinillas, que las deforman y se combaten con alcohol o insecticidas, ácaros, que eliminaremos con acaricidas o rociando agua, y trips, a los que aplicaremos productos químicos específicos.

Usos:

Para oficinas, departamentos jardines y casas. En climas tropicales se colocan en paredes, pérgolas, enredaderas, en columnas o troncos de árboles.

Propagación:

La reproducción de cualquiera de las variedades de esta especie, entre las que destacan la aureum y la pinnatum, se realiza en primavera, mediante esquejes. Para ello, cortaremos de la planta madre un tallo con nudo y varias hojas. A continuación, lo plantaremos en un recipiente, en un sustrato permeable preparado con mantillo, arena y turba.

Una opción más sencilla es introducir el esqueje en agua. La raíz aparecerá en unas tres semanas y ya podremos cultivarlo en la maceta. Cuando crezca, necesitará mayor espacio para desarrollarse; aunque no es necesario trasplantarlo anualmente, conviene realizarlo cada dos años, siempre en primavera. Asimismo, si colocamos un soporte alargado en el recipiente, los tallos irán trepando a medida que ganan altura.

Video sobre Epipremnum aureum:


Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *