Cuidados de la Rosa del Desierto o Adenium



Cuidados de la Rosa del Desierto o Adenium -

Cuidados de la Rosa del Desierto o Adenium. La rosa del desierto o Adenium obesum (nombre científico) es un arbusto originario del continente africano. Tiene unas flores grandes y preciosas de color rosado o blancas, espléndidas para decorar nuestros hogares y jardines. Aunque su crecimiento es lento, esta es una planta que no requiere de cuidados excesivos.

Cuidados de la Rosa del Desierto o Adenium. La rosa del desierto o Adenium obesum (nombre científico) es un arbusto originario del continente africano. Tiene unas flores grandes y preciosas de color rosado o blancas, espléndidas para decorar nuestros hogares y jardines. Aunque su crecimiento es lento, esta es una planta que no requiere de cuidados excesivos.

La rosa del desierto es muy sensible al exceso de agua y al frío, de modo que lograr mantenerla temporada tras temporada no es fácil. A continuación te vamos a dar una serie de consejos y tips que te servirán para que tu Rosa del desierto se vea hermosa y saludable.

Iluminación de la rosa del desierto

Las rosas del desierto son plantas que necesitan mucha luz, si las cultivas en exteriores, necesitarán estar a pleno sol, mientras que si están en interiores será suficiente con recibir algunas horas de luz natural al día, así que lo mejor será tenerlas en una ventana.

Temperatura y ambiente

A las rosas del desierto no les gusta el frío. A baja temperatura, su metabolismo de vuelve lento y su crecimiento se detiene. Cuando se expone al frío, las hojas se vuelven amarillas y caen. No son capaces de florecer. En estas condiciones, el riego debe ser bien espaciado, porque no van a tomar ventaja de riego. Ubicarlas en un invernadero sería una salida recomendable para mantener la planta en desarrollo continuo en lugares con invierno más severo y en las regiones montañosas.

Sustrato para la rosa del desierto

Al ser muy sensible a la podredumbre, el sustrato que elijamos debe de facilitar el drenaje del agua y no retener mucha humedad. De esta manera, las raíces estarán siempre bien aireadas, por lo que en invierno tendrán menos dificultades para mantenerse vivas.

La poda de la rosa del desierto

No tengas miedo a podar tu Adenium. La poda es una práctica esencial para dar forma a la planta, asimismo sirve para fomentar la floración. Tenga precaución al utilizar la poda para inducir la floración. Utilízala como último recurso. Antes de eso, es preferible mejorar la fertilización, prestando más atención a los nutrientes que necesita la planta. Para dar forma a la rosa del desierto, también se puede utilizar la técnica del bonsais. Siempre debes cortar las ramas en forma de bisel, esto impide impide la acumulación de agua en las heridas del corte. La canela en polvo ha sido utilizada con éxito como fungicida, ayudando a prevenir la aparición de enfermedades fúngicas.

Reproducción y multiplicación de adenium

La rosa del desierto se puede reproducir por semillas o esquejes. Si la optas por las semillas, debes dejarlas en remojo en agua no clorada para hidratarse. El tiempo mínimo es de dos horas. También se pueden plantar sin este tratamiento, pero en este caso el tiempo de germinación será más largo por 2 a 3 días.

Durante el verano se puede propagar la rosa del desierto por esquejes de tallo. Hacerlo es muy fácil, sólo tendremos que seguir estos pasos:

  • Seleccionar un tallo que se vea fuerte y sano.
  • Luego, con una pequeña sierra de mano previamente desinfectada con alcohol, lo cortaremos.
  • A continuación, pondremos pasta cicatrizante en la herida de la planta a la que hemos quitado el tallo.
  • Ahora, tenemos que dejar que la herida del esqueje se seque durante 10 días poniéndolo en una zona protegida del sol y ventilada.
  • Pasado ese tiempo, lo plantaremos en una maceta con sustrato arenoso y lo mantendremos ligeramente húmedo.

Para aumentar las probabilidades de éxito podemos impregnar la base del esqueje con hormonas de enraizamiento en polvo.

Aclimatación tu rosa del desierto

Si compraste tu planta en un vivero o en una tienda especiliazada, es normal que las se caigan en otoño, no te preocupes, esto sucede porque cambiaron drásticamente de medio ambiente. No trasplante o coloque estiércol hasta que tu planta está totalmente adaptada a su nueva ubicación.

Riego y humedad de la rosa del desierto

En los meses cálidos dos veces por semana, y el resto del año una vez a la semana. En invierno regar sólo una vez cada 20 días, o cuando el tronco empiece a ponerse un poquito blando.

Plagas y enfermedades de la rosa del desierto

Esta planta tiende a ser muy saludable y fuerte. Sin embargo no está exenta de problemas, enfermedades o plagas.

La rosa del desierto puede ser atacada por pulgones y moscas blancas. Igual que con todas tus plantas es buena práctica mirarla debajo de las hojas de vez en cuando para asegurarte de que los insectos no están creciendo debajo de las hojitas.

La savia de esta planta puede ser algo tóxica. A algunas personas le puede irritar la piel y crear molestia. Siempre usa guantes cuando la estés tratando, sobre todo a la hora de cortarle ramas, hojas o raíces. Así que mucha precaución.

Unas palabras finales

Como hemos visto la rosa del desierto es un arbusto de crecimiento lento, de modo que hay que tener paciencia para cultivarlo, pero con unos cuidados adecuados puede llegar a florecer dos veces durante el verano. Si en invierno, a causa del frío llega a perder las hojas, lo más probable es que vuelva a recuperarlas para la siguiente estación.




Video sobre Cuidados de la Rosa del Desierto o Adenium:



Compartir este artículo en las redes sociales



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *