Plantas ornamentales peligrosas en el hogar


Plantas ornamentales peligrosas en el hogar -


No todo lo que brilla es oro, ni toda planta es saludable. Existen algunas especies ornamentales que, por su toxicidad, pueden resultar peligrosas para las personas y animales. Significa ello que no debemos tenerlas en casa, no necesariamente; pero si debemos conocerlas para tener cuidado y, ésta es precisamente la intención de este artículo.

En principio, las plantas ornamentales están ahí para adornar no para comerlas, por eso nunca debes llevarte a la boca, un tallo, una hoja o una flor; sin antes saber si pertenece a una planta comestible. Veamos cuáles son las plantas más peligrosas en el hogar.

Azucena

Es una planta con una flor muy vistosa que suele regalarse en macetas o cortada en ramos de flores, porque simboliza el amor puro y la inocencia de espíritu. Sin embargo, sus hojas resultan altamente tóxicas para algunos animales, especialmente los gatos; aunque no representa peligro para los seres humanos.

Diffenbachia

Llamada también Difenbaquia, es una planta que embellece los ambientes haciendo que parezcan elegantes y sofisticado. Sin embargo, es una especie de las más venenosas que se conocen. Debe evitarse cualquier intento de probarlas porque el dolor en la boca, la garganta y el vientre es verdaderamente insoportable. Además, suele causar una reacción alérgica con hinchazón extrema de la garganta que podría causar sofocación y muerte.

Hortensia

Es muy común en jardines y huertos por la belleza de sus flores que se organizan en ramilletes en forma de crespón. Sin embargo, bajo esta atractiva apariencia se esconde un compuesto químico (glucósido cianógeno) que está asociado al cianuro. Su ingesta moderada puede provocar diarrea, vómitos y dolor de estómago, en dosis altas, asfixia, aumento del ritmo cardiaco, parada respiratoria y muerte, aunque esto no es muy frecuente, ya que su sabor en muy amargo. Existen casos documentados de personas, perros y hasta caballos intoxicados con hortensias.

Filodendro

Esta planta contiene oxalato de calcio, una sustancia (basta una pequeña cantidad) que produce ardor en labios y boca. Una mayor cantidad provoca dolor estomacal e incluso afonía, porque irrita severamente la garganta. Y si la intoxicación es grave puede degenerar en convulsiones, pérdida de conciencia y hasta la muerte. Paradójicamente, esta planta es una de las mejores especies ornamentales para decorar interiores. Existen 700 especies distintas que viven gracias a sus raíces aéreas.

 

Laurel en flor

También conocida como adelfa o trinitaria. Es una especie perenne y de floración frecuente, por lo que es frecuente su uso ornamental en el jardín. No debes dejarte engañar por el olor de vainilla de sus flores, porque ésta al igual que sus hojas tallos y semillas son tremendamente tóxicas. Tiene glucósidos cianogénicos como la hortensia, además de un glucósido cardiogénico que genera taquicardia en bajas dosis y en mayores dosis arritmia, paro cardiaco y eventualmente la muerte. La intoxicación por laurel en flor se presenta varias horas después de la ingesta e incluye no sólo los mentados síntomas cardiacos sino fuerte dolor abdominal, diarrea sanguinolenta, vómitos, ataxia motriz y disnea.

Ricino

Contiene una de las toxinas más potentes conocidas: la ricina (ubicada en la semilla), que provoca diarrea, vómitos, hipotensión, e impide la síntesis de proteínas. Sin embargo, esta planta también brinda múltiples beneficios, una vez que se le extrae la ricina, a través del conocido aceite de ricino, que es usado para tratar diversas dolencias, como el estreñimiento, la artritis; además estimula el sistema inmune, alivia las heridas de la piel y funciona como un potente antibacteriano, antiviral y fungicida. Pero nunca debes ingerir por cualquier vía la semilla de esta planta.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *