Plagas y enfermedades de los rosales


Plagas y enfermedades de los rosales -


Las rosas son, quizá, las plantas más populares en cualquier jardín, huerto o maceta; pero también las más vulnerables a las enfermedades. Sin embargo, mantenerlas sanas no demanda mucho esfuerzo: Solo un poco de vigilancia periódica para detectar la aparición de alguna plaga o enfermedad características de estas bellas plantas. A continuación, les señalamos cuáles son los enemigos más comunes de los rosales.

Ácaros

Conocidas también como arañas rojas, es una de las plagas más comunes en los rosales, pero también las más difíciles de encontrar. No se pueden ver a simple vista, es necesario revisar con atención el reverso de las hojas donde suele ubicarse la plaga. Si la hoja está enferma o encontramos huevecillos no hay duda de que los ácaros están presente.

Moscas del rosal

La larva de este insecto es mortal para los rosales porque se come las hojas rápidamente. Sin embargo, el tratamiento es muy fácil solo tiene que aplastarlos. Sabrá si su rosal tiene esta plaga si encuentras las larvas en la parte posterior de las hojas o si las hojas se ven carcomidas y secas.

Mildiu

Es una enfermedad que se presenta con manchas de color café en el haz y pequeñas vellosidades en el envés de las hojas y la planta termina por defoliarse. En climas  cálidos y húmedos se vuelve virulenta.

Oidio

Es otra de las enfermedades muy comunes en los rosales. Se presenta como un ligero polvo sobre la superficie de las hojas, que posteriormente invadirá todo el rosal evitando que los brotes se abran y las hojas caigan, ocasionando un daño irreversible en el crecimiento de la planta.

Orugas

Este insecto es uno de los enemigos más peligroso de los rosales no solo porque se comen las hojas, sino porque también pueden comerse las rosas y los capullos. Por lo regular se encuentran dentro de los brotes y entre las hojas.

Pulgones

Es una plaga muy común y, también, muy difícil de combatir. Su hábitat se encuentra en los brotes y yemas de los rosales. Aparte de causar daños irreversibles en los brotes y hojas, la desmejoran estéticamente, además de afectar terriblemente el sano crecimiento de la planta.

Roya

Penetra en los tejidos por la superficie de las hojas formando pústulas naranjas de un milímetro de diámetro situándose en la cara inferior, se rompen y sale polvo amarillo. Las hojas amarillean y caen. Se propaga en primavera y verano. En invierno se refugia en el suelo. La sombra y la humedad lo favorecen.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *