Las exóticas bromelias


Las exóticas bromelias -


Pocas plantas de interior son tan fascinantes como las exóticas bromelias. Con sus rosetas de hojas formando un jarrón natural para recoger y contener el agua de lluvia, por todas partes se muestran como los habitantes de la jungla que son. La piña es el único miembro que tiene importancia comercial fuera del mercado de plantas decorativas, todas las bromelias proceden de América tropical. Su aspecto llega a ser aún más fascinante cuando aparecen las flores, generalmente rodeadas de brácteas de increíbles colores.

Muchas bromelias son epífitas que se asocian y crecen sobre asideros en su mayoría pequeños. Obtienen agua y alimento de lo que cae dentro del jarrón del que antes hablábamos, y las raíces tienen la función primaria de anclar la planta en su soporte. Esta es la única razón por la que se muestran tan agradecidas en casa o en el invernadero cuando se les hace crecer sobre «árboles» especialmente confeccionados para este propósito (véase pág. siguiente). De hecho, el follaje de muchas especies —Tillandsias en particular— a menudo se ve mejorado cuando crecen de este modo. Sin embargo, algunas son terrestres (viven en el suelo).

A pesar de su aspecto exótico, las bromelias no son difíciles de hacer crecer. Lo principal es mantener el jarrón de las especies epifíticas lleno de agua, que ha de cambiarse de vez en cuando. Por otra parte, el sistema de raíces debe mantenerse sólo ligeramente húmedo; debe evitarse la saturación permanente a toda costa. La alimentación no es muy importante; se puede añadir un líquido fertilizador en muy poca cantidad al agua del jarrón o aplicar —probablemente sea mejor todavía— alimento foliar a las hojas. Por otra parte, las especies terrestres deben ser alimentadas y regadas como plantas de interior normales.

Como las raíces tienen muy poca función real en las epifitas, la mezcla de cultivo de la maceta no es muy importante. Sin embargo, debe ser abierta y gozar de posibilidades de drenaje, por lo que resultan ideales las mezclas que contienen turba, musgo, mantillo de hojas, fibra de osmunda, etc. El mejor método para la multiplicación consiste en sacar las partes maduras de las plantas grandes con tanta raíz como sea posible y plantarlas de nuevo.

En el hogar, las bromelias presentan pocos problemas siempre que gocen de luz y calor razonables. Aunque toleran grandes variaciones de temperatura sin efecto nocivo aparente, se conservan mejor en una temperatura que ronde los 20° C. La única plaga que pueden sufrir son los pulgones de las hojas y el chinche de la harina en las raíces; ambas pueden desaparecer mediante tres o cuatro aplicaciones de malatión en intervalos regulares. Para eliminar de la maceta el chinche y el pulgón hay que aplicar (con guantes de goma) una solución de malatión empapada en una esponja.

Existe un inmenso número de plantas; se ha calculado que hay así como 2000 especies en 45 géneros. Lástima que solamente pueda adquirirse una proporción diminuta y éstas son las plantas a que el cultivador comercial puede dedicarse con garantías para su economía. Sin embargo, algunos cultivadores especializados se dedican a especies algo raras de estas plantas.

Aechmea

Las Aechmeas forman todas rosetas, la mayoría con brácteas de colores que duran muchos meses. Después de florecer, la roseta madre se marchita y muere; debe entonces ser cortada para dejar que los nuevos pimpollos aparezcan en la base con el fin de tomar su lugar. Estos nuevos pimpollos pueden dejarse como están para que crezcan juntos, o ser cortados y plantados por separado; pero tardarán varios años eh florecer de nuevo. Aechmea chantinii (algunas veces llamada Billbergia chantinii) posee hojas tiesas con una base verde oliva y atractivas bandas irregulares de color plata. Las brácteas son rojas, con la punta amarilla. La Aechmea más conocida es A. rhodocyanea (también conocida como A. fasciata o Billbergia rhodocyanea), que tiene unas hojas más anchas, un aspecto más pletórico y una amplia variación de colorido en las hojas, pero es predominantemente verde—gris con bandas horizontales grises. La gran roseta cónica de brácteas es rosa y las florecillas, azules. A. fulgens es una planta más pequeña que ostenta brácteas de un rojo brillante y hojas de un color gris polvoriento. A. fulgens discolor posee hojas verde oliva con el envés púrpura—marrón.

Ananas

La piña común, Ananas comosus, es una bromelia terrestre de crecimiento erguido con hojas verde—gris desvaído, espinadas a lo largo de sus bordes. Su interés principal está en su fruto, la piña, producida como una larga maza procedente del centro de la roseta. Puede hacerse crecer una nueva planta a partir de un racimo de hojas.

Mucho más espectacular en todos los sentidos es A. bracteatus striatus (a veces conocida como A. comosus variegatus o piña de marfil), que es mucho mayor y necesita una mezcla de tierra algo más pesada (añadir algo de John Innes 3) para evitar pérdidas de equilibrio. Las hojas pueden alcanzar una altura de 8 cm y sus bordes están juguetonamente barbados. Sin embargo, poseen un color soberbio, a base de verde y crema, y las plantas de más edad a menudo presentan un tinte rosa rojizo que les da una apariencia increíblemente exótica. Y eso no es todo; el fruto —que pende de un tallo de 1 m— es de un rojo fantástico, y ostenta una sucesión de flores azul intenso.

Billbergia

Entre las bromelias más fáciles de cuidar figuran las Billbergias, cuyas flores duran, tristemente, muy poco. La más conocida es Billbergia nutans, que tiene unas hojas estrechas, de color gris desvaído, y lánguidas flores, que viven muy poco tiempo, de color rosa y verde. De mejor aspecto es B. windii, con hojas verdes de unos 37 cm de longitud y flores verde pálido con un toque de azul y estambres amarillos. Sus brácteas rosa son mucho mayores que las de B. nutans. B. decora es más aristócratica y posee tubos de elegantes hojas de 65 cm. o más de altura, de color verde—marrón y jaspeadas en blanco. Su exótica inflorescencia colgante tiene grandes brácteas rosa y flores verdes.

Cryptanthus

Para mini—jardines y pequeños efectos de jardinería para interiores pequeños, pocas plantas hay más indicadas que los Cryptanthus, la mayoría de las cuales se parecen al pez estrella. Son terrestres y la mayoría forman rosetas planas de hojas gruesas en la base y apuntadas. Sus flores son insignificantes, pero muchas tienen coloridos fascinantes. C. acaulis tiene hojas carnosas de color verde suave, mientras que C. acaulis «Rubra» es de un marrón rojizo. C. bivittatus presenta franjas verde oscuro y verde claro, y C. fosterianus, una de las mayores, tiene hojas de forma muy parecida a las plumas del faisán y es fundamentalmente marrón rojiza. Una planta más erecta, C. bromelioides tricolor, es la más fácil de encontrar. Sus hojas son crema y verde con manchas rosa.

Guzmania

Las Guzmanias comprenden un número considerable de plantas llamativas. Por su follaje destaca Guzmania musaica, que produce una gran roseta de anchas hojas marrón—rojizas con motas blancas; su espiga floral es insignificante. G. zahnii es una planta espectacular con hojas verde oliva en forma de tiras y vigorosa inflorescencia con brácteas rosas y amarillas y flores blancas. Las brácteas conservan su colorido durante varias semanas.

Neoregelia; Nidularium

Neoregelia y Nidularum se asemejan en que ambas producen rosetas planas y tienen flores sin estambres que aparecen a nivel del agua del jarrón. Neoregelia carolinae tricolor es la más llamativa, con especies maduras que alcanzan un diámetro de unos 75 cm. Las hojas verdes están jaspeadas de crema y rosa, y justo antes de producir flores, las hojas cortas del borde del jarrón adoptan un color rojo vivo. Las flores son azules y relativamente insignificantes. Neoregelia spectabilis tiene hojas verde metálico que adquieren un tono púrpura en la base cuando la planta florece. Sin embargo, la atracción principal son las puntas de sus hojas, que son rojas y recuerdan a una uña pintada.

Nidularium fulgens tiene también brácteas de color rojo brillante en el centro de la roseta de refulgentes hojas verde. Sus pequeñas flores son azul violeta. En Nidularium innocentii, las brácteas son rojo cobrizo, pero las hojas verdes presentan manchas púrpura en el haz y rojo vino en el envés.

Tillandsia

Ideales para los árboles de bromelias, todas las Tillandsias forman rosetas relativamente pequeñas, con hojas que se encorvan rematando su punta en delicados rizos. Muchas son bastante diminutas, como por ejemplo Tillandsia ionanthe, con rosetas de poco más de 8 cm de anchura, hojas verdes y preciosas flores azules. T. cyanea es una de las más espectaculares, con hojas marrón rojizo y una bráctea oval plana de color claro y unos 15 cm de longitud. Sus flores son grandes, de color violeta, y brotan en cualquier parte.

Vriesia

Otro género que ofrece muchas plantas espectaculares, tanto por sus flores como por su follaje, es Vriesia. Las rojas brácteas de Vriesia splendens tienen forma de espada y conservan su colorido durante muchas semanas; las flores son amarillas. Las hojas verdes se encuentran marcadas por bandas horizontales de color púrpura desvaído que desaparecen gradualmente a medida que la bráctea emerge del jarrón. Tanto V. fenestralis como V. hieroglyphica son plantas majestuosas. La primera tiene hojas verdes cubiertas por un entramado de líneas finas. La segunda, conocida a veces como «rey de las bromelias», tiene unas bonitas marcas jeroglíficas.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *