La poda de plantas ornamentales


La poda de plantas ornamentales -


Cultivamos las plantas ornamentales normalmente por su valor estético, por tanto, la poda de ellas deben tener el mismo fin: resaltar su belleza a través de su forma y tamaño. De esta manera, conseguiremos mantener su fisonomía típica mientras alargamos el envejecimiento de la copa.

Antes de agarrar las tijeras, primero tienes que saber que toda poda debe mantener la silueta normal de la planta, evitando variarla excesivamente. Segundo, respetar la forma de florecimiento y, por último, conocer el tipo de hoja: perenne o caduca, si es la primera, la poda deberá hacerse con más cuidado.

¿Cuántos tipos de poda existen?

No existe un criterio único, sin embargo se la puede agrupar en tres tipos dependiendo de la etapa de desarrollo de la planta: Formación, conservación y florecimiento.

  • Poda de formación, es quizá la más importante. Busca lograr que la planta vaya adquiriendo al crecer la forma más idónea para sus fines ornamentales, mientras paralelamente se acelera su desarrollo. El corte se dirige a las ramas y brotes que han crecido en exceso.
  • Poda de conservación, se realiza para mantener el equilibrio evitando que las plantas tengan demasiada espesura. Este tipo de poda se hacen en la etapa madura para encaminar el crecimiento sobre la estructura básica de la planta, es decir, conservando las ramas principales suprimiendo las laterales que impiden la penetración de la luz.
  • Poda de florecimiento, en esta etapa se retira las flores marchitas, impidiendo que el arbusto produzca frutas y semillas con el objetivo de mejorar la floración en la siguiente temporada. Evita cortar solo una flor porque el brote débil que está debajo de la flor marchita dará un brote débil y rasgado.

¿Cómo realizar la poda?

La forma del corte estará en función del tipo de rama: delgada o gruesa. Pero, ojo, antes de proceder, verifica que cuentas con las herramientas adecuadas y limpias.

  • Rama delgada, en este caso el corte se realizará unos cuatro dedos encima de la yema, si se hace más cerca puede afectar la yema y morir. El corte debe tener una inclinación de unos 45° en sentido opuesto a la yema para plantas con yemas alternas. Si la planta tiene yemas opuestas, el corte será recto sobre la yema.
  • Rama gruesa, en este caso es mejor hacerlo en dos partes, así evitarás que se produzcan desgarros en el punto de corte. Primero, corta una pare y luego el tocón final que quede. Luego con una navaja arregla el corte hasta que quede perfilado y limpio, así conseguirás que cicatrice más rápido. Para este tipo de ramas o muy delicadas como las del bonsái es recomendable usar alguna pasta cicatrizante para evitar los patógenos.

¿Cuándo realizar la poda?

Por el tipo de poda y la gran variedad de plantas no existe una temporada específica, sin embargo en muchos casos ésta se lleva a cabo en invierno, entre otros motivos, porque existe menos follaje y se puede ver mejor las ramas, no se afecta su crecimiento debido a la ausencia de savia y por la disminución de patógenos. No debe realizarse en primavera porque la planta es brotando y perjudicaría su crecimiento.

¿Qué herramientas se utilizan para la poda?

Si vas a podar plantas y arbustos necesitarás algunas herramientas básicas y fáciles de usar como: las tijeras de una mano o dos manos, tijeras para perfilar, tijeras de yunque y serruchos de podar. Las herramientas deben estar en buen estado y limpias, así lograrás mejores cortes y… te cansarás menos.  Pero sobre todo recuerda que, al podar estas embelleciendo la planta; asume, pues, la tarea con un espíritu de artista y no de un leñador.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *