Jardinería para principiantes


Jardinería para principiantes -


La jardinería como el arte es una actividad en la que se recrea un aspecto de la realidad con un fin estético; si deseas incursionar en ella solo tienes que dedicarle un poco de tu tiempo y paciencia. No es tan difícil como parece. Existen dos formas de iniciarse en la jardinería, creando un huerto en tu jardín o el cultivo en macetas, quizás esta sea la más recomendable para aquellos que no tienen ninguna noción del mundo de las plantas.

Cultivo en macetas

Es una forma fácil, económica y divertida de ingresar a la jardinería, donde puedes cultivar casi de todo: flores, verduras, frutas, hierbas aromáticas y medicinales…, en un espacio muy pequeño. Sigues estos consejos y podrás obtener mejores resultados en menor tiempo.

El tamaño, es uno de los primeros pasos a tener en cuenta, de ello dependerá el crecimiento de las plantas y flores así como el tipo de raíz y la extensión de esta. Por ejemplo, plantas bulbosas como la dalia requieren una maceta mínimo de 30 cm.

El material, aquí no existe ninguna restricción pueden ser de plástico, metal, madera o terracota y, si cuentas con una jardinera úsala mejor para plantas ornamentales.

El sustrato, es el material usado para llenar la maceta, sustituye a la tierra. Utiliza un buen sustrato y tendrás asegurado el éxito del cultivo. Para este caso, de espacios pequeños, es recomendable sustratos especiales con más porosidad.

El drenaje, debe permitir filtrar el agua con facilidad. Si has improvisado un balde o una lata como maceta, asegúrate de hacerle unos agujeros en la base.

El compost, llamado también abono orgánico servirá para alimentar la tierra y las plantas. No uses fertilizantes químicos.

El cuidado, está en función del tipo de plantas y flores que hayas decidido cultivar. Pero, de manera general para que tus plantas se desarrollen bien, debes quitar las malas hierbas, hojas o ramas muertas y regar periódicamente de manera adecuada.

Cultivo en jardín

Para empezar es mejor sembrar aquella frutas o verdura que más te gusta, así  los siguientes pasos se harán más fáciles. De hecho lo es,  no es más complicado que el cultivo en maceta, solo demanda un poquito más de esfuerzo. Presta atención a estos consejos y podrás decir como Claude Monet, «mi jardín es mi más bella obra de arte».

La ubicación, Selecciona una parte del jardín, recuerda que estás iniciándote en este arte, donde llegue el sol y haya poco viento. Mínimo cinco horas de Sol, si es ocho mejor, si existe una fuente de agua cerca sería ideal, los huertos necesitan mucha agua.

El terreno, los hay de diferente tipo, conocerlo ayuda a elegir la planta más adecuada para el mismo. Por ejemplo, los cactus requieren suelos más arenosos y drenados, en cambio el lirio necesita de suelos más arcillosos y húmedos. La porosidad del terreno y el tiempo que mantiene la humedad son dos factores a tener en cuenta, ello se logra enriqueciendo el suelo con sustrato o compost orgánico.

El clima, es importante conocerlo, la información puedes conseguirla en un vivero municipal o jardinería. Generalmente, el otoño es una buena estación para preparar el huerto.

El riego, aquí debemos tener en cuenta que la evaporación de agua es diferente en plantas interiores y exteriores. Grosso modo, las interiores deben realizarse en promedio cada diez días mientras que las exteriores deben ser una vez por semana; pero finalmente mucho dependerá del tipo de planta, no todas usan la misma cantidad de agua.

El drenaje, el agua es vital para las plantas, pero su exceso las mata, de ahí la importancia de un drenaje. El agua empozada en el terreno pudre las raíces.

El fertilizante, es diferente para cada tipo de planta, si no sabes cuál corresponde a la planta que tienes compra uno bien balanceado (10, 10, 10). Y no debes fertilizar una planta recién adquirida, ésta ya viene fertilizada (si tienes alguna duda pregúntale al vendedor). Espera un par de meses o al  primer trasplante de tiesto para fertilizarla.

Las herramientas, todo principiante que quiere iniciarse en la jardinería debe tener mínimo: una pala, un rastrillo, unas tijeras y una manguera.

El conocimiento, Es el último consejo pero no por ello el menos importante, debes tener algún libro especializado en jardinería y botánica son muy útiles para conocer los diferentes tipos de tierras y el cuidado de las plantas, así podrás escoger el cultivo más adecuado para tu jardín.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *