Consejos para diseñar y decorar jardines pequeños


Consejos para diseñar y decorar jardines pequeños -


Si dispones de espacio, un jardín en casa es una buena opción. Las plantas en el hogar nos permite gozar de algunos beneficios como: disfrutar de un ambiente agradable, hace que la casa se vea más acogedora y podemos contar con un lugar para el entretenimiento. Sin embargo, antes de invertir tiempo y dinero en desarrollar un jardín debes pensar en su diseño.

Las necesidades, gustos y preferencia que tienes pensado deben adaptarse al espacio disponible, buscando un equilibrio entre la forma y el color en el diseño y una proporción entre las plantas que deseas incluir y los materiales estructurales que colocarás en el jardín.

Si el jardín es pequeño no es conveniente plantar arbustos grandes porque se enmarañan unos con otros creando demasiada sombra. En cuanto a las estructuras, la madera es una buena opción, hace contraste con el verde de las plantas.

Recomendaciones para diseñar un jardín

No existe un diseño único, pero las siguientes pautas pueden ayudarte a ser arquitecto de tu propio jardín:

  • Estilo. Teniendo en cuenta las dimensiones del jardín, en lugares estratégicos colocarás aquello que desees destacar (árbol, arbusto, fuente, estanque, escultura) con el cual definirás el estilo de tu jardín. Por ejemplo, el estanque o la fuente es una característica del jardín japonés. Lo destacado será el punto focal que le dará atractivo al jardín y entorno al cual estarán vinculados los otros elementos.
  • Unidad. Los materiales deberán mostrar una continuidad y relación entre sí y con el diseño, especialmente aquello que pueden verse a simple vista. Es decir, el material empleado para la construcción del estanque, la vereda y el camino deberá ser el mismo, caso contrario el jardín se verá desordenado y poco estético.
  • Extensión. Independientemente del espacio que se disponga, se puede dar una sensación de mayor amplitud al jardín en base a la distribución, decorado y color. Por ejemplo, no colocar demasiadas plantas, reservar un espacio amplio de césped en la parte central del jardín con arbustos medianos alrededor. Las estructuras rígidas pueden disimularse con plantas trepadoras. Pintar las paredes de blanco o gris también contribuye a este objetivo, lo mismo que las losetas grandes para los caminos y veredas.
  • Iluminación. Teniendo en cuenta el tamaño del jardín deberás plantar árboles o arbustos cuyas ramas no generen demasiadas sombras. Si tienes un jardín interior lo recomendable sería colocar una puerta de vidrio para que deje pasar la luz natural. El color blanco también juega aquí un papel importante porque refleja mayor cantidad de luz.

Elementos del diseño

Para conseguir un  jardín atractivo y armónico se debe tener presente dos componentes básicos: el color y la forma.

  • Es un componente importante para realzar el diseño. El verde azulado, el azul violeta y el violeta rojizo, son colores que proyectan tranquilidad y amplitud. El blanco es por excelencia el más usado porque ayuda a destacar las diferentes tonalidades de verde y las formas de las plantas. El amarillo, el amarillo verdoso, el amarillo anaranjado, el rojo y el naranja, con colores vivos que llaman mucho la atención, y brillan más cuando la luz es escaza.
  • Sirven para darle equilibrio y armonía al jardín. Por ejemplo, la forma redonda de un estanque o los caminos con curva suavizan el perímetro de líneas rectas del jardín, las formas cuadradas ayudan a suavizar la sensación de estreches del espacio. Si es jardín es triangular, puede crearse formas redondeadas en las esquinas y colocar ahí un seto libre para darle un aspecto más dinámico al entorno.

Estilos de jardines

Los hay para todos los gustos, pero antes de elegir uno debes tener en cuenta que aquellos donde predomina la estructura antes que las plantas su mantenimiento es más fácil aunque la inversión inicial es más alta. En los estilos donde la vegetación es dominante se necesita mayor presupuesto y tiempo para su mantenimiento.

A continuación te presentamos los principales estilo temáticos:

  • Jardín japonés. Es un referente importante dentro de los llamados jardines orientales que buscan una simbiosis entre la naturaleza y el hombre en espacios reducidos y equilibrados. Una característica visible del estilo japonés es su fuente de agua construida de forma geométrica con piedras, arena o grava. Los mismos materiales se colocan alrededor de la fuente en lugar de césped para resaltar el contraste con las líneas de la fuente y las plantas, proporcionando una ambiente de sosiego y naturalidad. Como elementos decorativos puede incluirse el típico farol de piedra y caminos del mismo material o de madera. Las plantas que se utilizan son generalmente el bambú y el arce japonés que tienen un lento y limitado crecimiento.
  • Jardín mediterráneo. Es ideal para climas cálidos y secos, resiste bien la sequía. Su diseño esta pensado para proporcionar sombra, ello se consigue con árboles o arbustos como el pino silvestre, la encina o el laurel y también frutales como el naranjo o el olivo. Los espacios libres se adornan con una combinación de arena piedras y plantas aromáticas (romero, lavanda o tomillo) que es otra de sus características. Los muros y otros elementos estructurales se pintan de blanco para darle mayor iluminación mientras que para los caminos y veredas se utiliza cerámica o terracota de variados colores; detalles que identifican al jardín mediterráneo.
  • Jardín Árabe. Si el jardín mediterráneo trasmite fuerza y colorido, el árabe proporciona intimidad y armonía. En su diseño predominan la fuente o pila que se ubica en el centro, y cuando hay espacio suficiente se suele construir ambientes continuos que se comunican a través de pasadizos angostos formados con arcos, rejas o celosías que le dan un aire de misterio como el velo que cubre el rostro de sus mujeres. Otros detalles que identifican al jardín árabe son los coloridos azulejos que revisten las diferentes estructuras y la presencia notoria del agua en las fuentes, surtidores o acequias que recorren los diversos ambientes del jardín. El ciprés, el naranjo, la palmera o el boj, son plantas complementar el decorado para este estilo de jardín.
  • Jardín Tropical. Es un estilo complicado de reproducir y mantener en zonas cuyo clima es diferente al del trópico, por eso es recomendable construir invernaderos o alguna cubierta similar así como estanques o charcos para mantener la frescura de las plantas tropicales. La abundante vegetación con plantas de follaje grande y frondoso como el bambú, la palmera, la orquídea o el helecho, le proporciona esa apariencia exótica que distingue a este tipo de jardín. No necesita mayor cuidado solo deberán podarse las especies cuando molesten si no se dejarán crecer naturalmente.
  • Jardín Moderno. Este estilo a diferencia de los anteriores es más versátil y puedes dar rienda suelta a la imaginación debido a la diversidad de elementos que puedes utilizar en su elaboración. En su trazado predominan las líneas curvas, por ejemplo para los senderos o el pavimento, o la forma redondeada para un césped de perímetro. Para las estructuras la madera tratada y la cerámica es una buena opción y en cuanto a las plantas pueden utilizarse arbustos, enredaderas o las habituales de cualquier jardín. Lo importante es conseguir un ambiente agradable y tranquilo.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *