¿Cómo elegir abonos y fertilizantes?


¿Cómo elegir abonos y fertilizantes? -


En cualquier literatura sobre jardinería encontramos indistintamente las palabras abono y fertilizante, lo que lleva a muchos a preguntarse: ¿es lo mismo o existe alguna diferencia?  Es lo mismo si lo vemos por la función que cumplen, ambos sirven para enriquecer la tierra y nutrir las plantas, pero se diferencian en su composición, mientras que el abono tiene un principio activo orgánico, el fertilizante es inorgánico.

El abono también conocido como fertilizante orgánico, deriva de los residuos de animales y vegetales. Los hay de diferentes formas: harinas (de hueso, sangre o pescado) estiércol (de animales), compost (restos vegetales y otras materias orgánicas) turbas y extractos húmicos.

El fertilizante inorgánico o químico se elabora de materias primas extraídas de la tierra o que se producen de manera sintética que incluyen derivados del petróleo, amoníaco, nitratos artificiales, sales, urea, azufre, fosfato o carbón.

Los pro y los contra de abonos y fertilizantes

Abono o fertilizante orgánico

  • Pro: Su descomposición lenta apoya mejor la vida microbiana del suelo proporcionando una amplia gama de nutrientes que favorecen la salud de la planta a largo plazo.
  • Contra: Son más caros y los porcentajes de nitrógeno, fósforo y potasio (macro nutrientes) son menores.

Fertilizante inorgánico

  • Pro: Contienen mayor porcentaje de micro nutrientes, además algunos también incluyen micro nutrientes (magnesio, boro, hierro, zinc, manganeso, calcio) que ayudan al crecimiento de la planta. Cuesta menos.
  • Contra: Su descomposición es más rápida, impidiendo que gran parte de sus nutrientes no puedan ser absorbidos por la planta. El nitrato perjudica la salud de las personas y el nitrógeno y fósforo que se vierte en arroyos y ríos provocan la muerte de peces y la aparición de algas. Su uso prolongado daña los microorganismos del suelo rompiendo la relación simbiótica con las planas, haciendo a estas más dependientes del fertilizante.

Cuál es más recomendable

Cada uno actúa de forma diferente debido a su propia composición también se debe tener  presente que las necesidades nutricionales de cada planta son diferentes. Dicho esto, los especialistas se decantan por el uso de la turba como base para preparar sustratos para las macetas o el jardín. Puede ser negra, la más común, o rubia que es más acida y tiene pH de 3,5. Sirven perfectamente para el cultivo de plantas ornamentales y semilleros. Los residuos de animales también es otra alternativa para el suelo del  jardín desbloquean los minerales, fijan los nutrientes y activan la flora microbiana todo lo cual favorece el desarrollo radicular de las plantas.

Recuerda

  • El mejor momento para comenzar a fertilizar la planta es cuando alcanza su mayor desarrollo.
  • Antes de que brote se debe aplicar un abono rico en nitrógeno.
  • Durante la floración debe reducirse la aplicación del abono porque las planta no crecen tanto.
  • Las plantas ornamentales necesitan abonos ricos en potasio, de lo contrario sus flore serán pálidas.
  • Los suelos arenosos y los que se riegan mucho necesitan abonos con más potasio porque se pierden más fácilmente.
  • El abono orgánico se realiza en invierno y el inorgánico en otoño o primavera.
  • Antes de colocar una nueva planta se tiene que abonar el hoyo.
  • Finalmente, para las plantas ornamentales cultivadas en jardín, la elección adecuada del abono dependerá además de: fertilidad del suelo, cantidad de agua disponible, nivel de salinidad, el clima y el tipo de planta.

Compartir este artículo en las redes sociales


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *